Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la vía báltica a la vía catalana

La ANC ha organizado en esta Diada una cadena humana inspirada en la de 1989 en el Báltico

Los ciudadanos de Lituania, Letonia y Estonia se movilizaron para exigir la cesión de la URSS

La movilización aspira a lograr un impacto internacional en favor de la independencia

Ciudadanos de Tallin (Estonia) en la cadena celebrada en 1989.
Ciudadanos de Tallin (Estonia) en la cadena celebrada en 1989.

El 23 de agosto de 1989, cientos de miles de ciudadanos de Estonia, Letonia, y Lituania unieron sus manos en una cadena humana de 600 kilómetros para reclamar la independencia de las tres repúblicas bálticas de la URSS, que no tardaría en llegar. Los responsables de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) pensaron en el ejemplo báltico a finales del año pasado. Todavía con la resaca de la histórica manifestación del 11 de septiembre de 2012, buscaban como repetir el éxito y subir el listón para celebrarla Diada de este año, que conmemora el 299 aniversario de la derrota de Barcelona en la Guerra de Sucesión.

“Queríamos un nuevo reto”, explica Ferran Civit, dirigente de la ANC y uno de los encargados de la logística de la cadena humana. “Queríamos dar un paso adelante. Evidentemente, manifestaciones se han hecho muchas, pero este era un desafío logístico extraordinario. En el imaginario colectivo todo el mundo pensaba en la vía báltica, que sirvió para lograr su independencia”, valora la presidenta de la ANC, Carme Forcadell. La Asamblea ha movilizado en los últimos meses a 30.000 voluntarios.

El recorrido cubrirá 400 kilómetros, los que van desde el extremo sur de Cataluña (en Alcanar, Tarragona) hasta Le Perthus, el primer pueblo de Francia tras la frontera. El camino estará dividido en 722 tramos, que pasan por 86 municipios y para el que ya se han inscrito más de 350.000 personas. La ANC cuenta con que habrá más participantes que, sin preinscribirse, se sumarán el mismo día 11: “En Barcelona podremos hacer varias cadenas. Habrá muchísima gente”, asegura Forcadell, cuyos esfuerzos se centran en llenar la zona del Ebro.

La movilización aspira a lograr un impacto internacional en favor de la independencia

En las oficinas que la Asamblea, el ritmo es frenético para tenerlo todo a punto. La ANC incluso está preparando una aplicación para móviles destinada a evitar el caos circulatorio. La N-340, la carretera por la que transcurrirá la cadena, estará cerrada al tráfico a partir de las 16.00 horas. Uno de sus carriles será para la cadena, y el otro para la logística: habrá unos 2.000 Mossos d'Esquadra movilizados, más de 5.000 voluntarios y 800 fotógrafos que retratarán cada tramo para lograr una imagen continua de toda la cadena. El objetivo: lograr un impacto internacional a favor de la secesión. Así lo define Forcadell, convencida del éxito: “Queremos recuperar lo que perdimos en la Guerra de Sucesión”. Las manos se estrecharán a las 17.14, en un gesto para recordar la derrota de 1714.