Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat tendrá una partida para la consulta en los Presupuestos de 2014

La Unidad de Procesos Electorales se pone a trabajar en la votación

El compromiso del Gobierno de la Generalitat para hacer una consulta sobre la independencia en 2014 empieza a tomar forma. A las puertas de un otoño decisivo para el referéndum, la Generalitat ya ha empezado a calcular cuánto le costará el proceso. La vicepresidenta, Joana Ortega, anunció ayer que se incluirá una partida destinada a la consulta en los Presupuestos de 2014. “Como Gobierno lo tenemos que prever, pediré una partida para cubrir los gastos que se puedan generar. Tenemos que actuar paso a paso, sin prisas, tener las cosas preparadas y hacerlas bien”, dijo Ortega en una entrevista en Catalunya Ràdio, en la que recalcó que la consulta se hará el año que viene.

Ortega se reunirá con la Unidad de Procesos Electorales —que depende de su departamento, el de Gobernación— para hacer inventario de todo el material electoral del que dispone la Generalitat. El Ejecutivo tendrá que comprar urnas y todo el mobiliario que se requiere para convocar una votación, ya que en todos los procesos electorales lo prestaba el Gobierno central. “Tendremos que hacerun concurso para dotarnos del material necesario”, mantuvo Ortega.

La vicepresidenta no quiso avanzar qué cantidad se incluirá en los Presupuestos para la consulta, ya que está a la espera de hacer el inventario. Como referencia, están los 25 millones de euros que costaron las últimas elecciones autonómicas de noviembre de 2012. En esa cifra se incluye desde el coste del sistema informático hasta las retribuciones para los miembros de las mesas electorales. De esa cantidad, ocho millones fueron las subvenciones a los partidos políticos. La ley de consultas que se debatirá en el Parlament este otoño —se aprobará entre octubre y noviembre— debe fijar entre otras cosas si los partidos reciben dinero para hacer campaña en caso de referéndum. El montante de la partida presupuestaria variará en función de esta decisión.

Ortega tampoco desveló si acudirá a la cadena humana organizada por la Asamblea Nacional Catalana para el 11 de septiembre. La vicepresidenta está a la espera de la reunión que el lunes tendrá la Ejecutiva de su partido, Unió, para anunciar su posición. Aunque dejó entrever que estará, subrayando que había asistido a las últimas movilizaciones organizadas por la ANC.
Unió y la Asamblea han acercado posiciones después del rifirrafe que tuvieron en las últimas semanas a cuenta del lema de la manifestación. La presidenta de la ANC, Carme Forcadell, reiteró ayer en una entrevista en TV-3 que los partidarios del derecho a decidir serán bienvenidos pese a que la manifestación sea independentista: “Están invitados, aunque nosotros vamos más allá”.

La Diada centrará la reentré política en Cataluña, con la reapertura de sesiones parlamentarias el lunes. La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, prometió ayer dar guerra con los actos protocolarios que organiza el Gobierno catalán cada 11 de septiembre. La líder del PP aseguró que su deseo es acudir a la celebración, pero amenazó con no hacerlo si el Ejecutivo quiere celebrar “la Diada de la estelada”.