Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mercado sigue en el jardín

El Ayuntamiento estudia mantener el edificio provisional que aloja los puestos de Barceló pese a que prometió que se recuperaría la zona verde

Mercado temporal de Barceló, construido sobre los jardines del arquitecto Ribera. Ampliar foto
Mercado temporal de Barceló, construido sobre los jardines del arquitecto Ribera.

Los comerciantes de Barceló ya recorren virtualmente los pasillos del nuevo mercado, que espera estrenarse a mediados de febrero de 2014. De momento lo siguen observando desde la distancia, a pocos metros, en alguno de los seis pentágonos instalados sobre los Jardines del Arquitecto Ribera, donde tuvieron que mudarse hace cuatro años mientras se realizaban unas obras que debían haber acabado en primavera de 2011. Ahora, lo que está en el aire es el futuro de esta construcción temporal que fue ideada para ser desmontada y recuperar los jardines. El Ayuntamiento estudia mantenerla, toda o en parte, para crear un jardín interior, una biblioteca o una sala de lectura, entre otras alternativas.

Vecinos y oposición pusieron la voz de alarma cuando advirtieron la nueva alternativa contemplada por el Consistorio. En el pliego de condiciones del concurso que sacó el Ayuntamiento para la reestructuración del mercado se podía leer: “Una vez terminado y entregado para su uso y destino el nuevo edificio de mercado y desmontada que sea la instalación temporal, se urbanizará y ajardinará de nuevo los denominados jardines del Arquitecto Pedro Rivera, restituyendo bien su estado primitivo o bien un nuevo diseño con plantación de nuevas especies”.

La propia Administración, durante el inicio de las obras del mercado, difundió una nota de prensa que decía: “Hay que destacar que la ligereza de los materiales del mercado temporal hace posible su reutilización en otras zonas de la ciudad, una vez haya terminado su función inicial”.

A la izquierda, el nuevo mercado. A la derecha el temporal. ampliar foto
A la izquierda, el nuevo mercado. A la derecha el temporal.

El tema se trató en la comisión permanente ordinaria de Urbanismo y Vivienda a finales de julio, tras una pregunta formulada por el concejal sociali sta Marcos Sanz. “Vamos a ver si existen otras alternativas a desmontar una cosa y ponerla en otro sitio, y quizá podamos combinarla, una zona verde con un desmontaje parcial en donde exista una sala de lectura, unos columpios o incluso un jardín interior”, contestó el coordinador general de gestión urbanística de Madrid, Juan José de Gracia. Y añadió: “Yo creo que es misión de la junta el hablar con los vecinos fundamentalmente de esa zona”.

La construcción costó cinco millones y puede ser trasladada

Sin embargo la Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad (ACIBU) niega que, de momento, el actual concejal de centro, David Erguido, se haya puesto en contacto con ellos, o con José Carlos Nicolau, de la Asociación Vecinal del Barrio de Justica. Con quien sí hablaron fue con Enrique Núñez cuando ocupaba el mismo cargo y aseguran que llegaron a la conclusión que lo mejor para la zona era desmontar la estructura. Erguido ha dejado caer en más de una ocasión que esta se podría aprovechar. En declaraciones al medio Gente Digital llegó a decir que la idea era poner una biblioteca o hacer un jardín interior en ese espacio. A menos de 30 pasos ya hay un edificio recién terminado destinado para una biblioteca.

El Gobierno local plantea ahora una biblioteca o un jardín interior

“El espacio está muy colmatado”, opina Sanz, que también subraya que el proyecto se hizo con carácter provisional. “Lo que la plaza exige es volver a ser una plaza. La pregunta ahora sería adónde se podría trasladar la estructura y para qué. Lo primero que se nos viene a la cabeza sería utilizarlo como contenedor cultural”.

Como el nuevo mercado (que se licitó en 2009 por 43 millones de euros), el temporal fue ideado por Nieto Sobejano Arquitectos. Costó cinco millones de euros. “Se puede desmontar, pero hay que hacer obra”, explica un portavoz consultado por este periódico.