Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Vall d’Aran crea una tasa para empresas de observación de fauna salvaje

El tributo, que entró ayer en vigor, será de un máximo de 30 euros por persona y día

Vista general de Vielha, Val d' Aran. Ampliar foto
Vista general de Vielha, Val d' Aran.

El Gobierno de la Val d’Aran ha implantado una tasa que pagarán las empresas que venden rutas turísticas para contemplar la fauna salvaje en bosques y montañas de la comarca. El tributo, que entró ayer en vigor, será de un máximo de 30 euros por persona y día.

La medida busca regular la actividad y consolidarla como un nuevo atractivo para el valle. Pretende además acabar con las rutas organizadas a bordo de todoterrenos para contemplar especies como el oso o el urogallo. El impuesto grabará entre un 5% y un 10% del coste del servicio, según la especie a observar. La Val d’Aran destinará los ingresos a adecuar el entorno de los animales y a la construcción de casetas de observación. Hasta ahora ya se han instalado siete escondites desde los que los visitantes pueden observar y fotografiar los animales y su apareamiento. Si se fotografían especies poco sensibles a la presencia humana, el precio variará entre los cinco y los 10 euros, mientras que para las más delicadas la tasa alcanzará los 30.

Si se fotografían especies poco sensibles a la presencia humana, el precio variará entre los cinco y los 10 euros, para las más delicadas la tasa alcanzará los 30

La consejera de Turismo, Anna Díaz, explicó ayer que pese a lo novedoso de la tasa, “de momento ha tenido buena aceptación en las ferias internacionales en las que se ha presentado”. Díaz recordó que países como Nueva Zelanda o Argentina ya cobran tributos similares. Quiso dejar claro que el nuevo tributo no se aplicará a los turistas que paseen por el bosque y tomen fotografías.

Díaz explicó que está previsto que en septiembre realicen el servicio dos turoperadores especializados y que hay negociaciones con tres más.