Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidade llama a Povisa a negociar con los sindicatos

Mosquera llama a la dirección del hospital a negociar con el comité

Oposición y sindicatos instan al Sergas a mediar ante la huelga indefinida

La conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, se ha desentendido hoy de cualquier posible intervención en el conflicto en Povisa, que cumple hoy su segundo día de huelga indefinida, por tratarse de un hospital privado. A pesar de que el 80% de sus pacientes provienen del Sergas, que le asigna una población de casi 150.000 habitantes del área de Vigo, Mosquera ha asegurado que “lo único que puede hacer” la consellería es “respetar” el derecho de huelga y “transmitir a empresa y trabajadores” su deseo de que se llegue a un acuerdo lo antes posible.

La petición de la conselleira está lejos de conseguirse, ya que la dirección de Povisa mantiene firme su intención de no dialogar con el comité de empresa hasta el 15 de septiembre. Antes de esa fecha, el 27 de agosto, empresa y representantes sindicales se verán las caras en un juzgado de Vigo, donde se resolverá el recurso presentado por el comité contra la anulación del convenio colectivo, impuesta por Povisa tras caducar el que estaba en vigor, y su sustitución por el provincial del sector. El nuevo convenio, que según los sindicatos supone una pérdida media de 500 euros en los ingresos de los trabajadores del centro, es la causa de la huelga iniciada el lunes. El portavoz del grupo parlamentario socialista, Abel Losada, ha criticado la actitud de la conselleira de Sanidade, a la que instó a implicarse en el conflicto para buscar una solución, dada la relevancia que este hospital privado tiene para la sanidad pública. Losada enmarcó la “desaparición” de Mosquera en una “estrategia de acoso” desde el Gobierno gallego contra Povisa, que se preguntó “si responde a la defensa de otros intereses empresariales privados distintos”. El policlínico del Grupo Nosa Terra 2000 recibe 75 millones de euros anuales de la Xunta por atender a pacientes del Sergas, ante la incapacidad de los hospitales del área sanitaria de Vigo.

En la segunda jornada del paro indefinido se repite la polémica sobre los servicios mínimos del día anterior, con acusaciones del comité de empresa a la dirección del centro de realizar movimientos internos de trabajadores de servicios como UCI o quirófanos a otros que no están sujetos a servicios mínimos. El comité de huelga ha denunciado “amenazas y coacciones” pro parte de supervisores, que ha trasladado a la Inspección de Trabajo.

En cuanto al seguimiento de la huelga, sindicatos y empresa mantienen sus cálculos dispares del lunes, al hablar los primeros de un 75% de seguimiento –excluido el colectivo de los médicos, cuyo sindicato no respalda la convocatoria-- y la empresa del 14%. La plantilla de Povisa está formada por 1.380 trabajadores, de los que alrededor de 400 son médicos. Los sindicatos lamentan la actitud de la empresa de no negociar y, al igual que el PSdeG y otros partidos de la oposición, reclaman al Sergas que se implique en la resolución del conflicto. La dirección del hospital, por su parte, ha destacado el cumplimiento de los servicios mínimos y la “normalidad y falta de incidentes” con la que se desarrolla esta segunda jornada de huelga. Povisa es el hospital de Galicia con las mayores listas de espera, tanto en intervenciones quirúrgicas como para consultas externas, con cifras que hasta triplican la media gallega.