Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ANC contará “como indepentistas” a todos los que vayan a la cadena del 11-S

La entidad lanza un mensaje a la dirección de Unió, que debe decidir si asiste a la Vía Catalana

La Asamblea Nacional Catalana, la organizadora de la cadena humana independentista del próximo 11 de septiembre, no permitirá que los partidos intenten cambiar el sentido de la marcha. Lo ha remarcado esta tarde el vicepresidente de la organización, Jaume Marfany, que ha asistido a la Universidad Catalana de Verano de Prada de Conflent (Francia), a presentar la vía catalana. “La cadena humana es independentista. Quién no quiera ser contado como independentista le aconsejaría que no viniera”, ha subrayado Marfany. Un mensaje dirigido directamente a Unió, que remitió una carta a los organizadores de la marcha de la Diada reclamándoles que la manifestación sirviera para reclamar el derecho a decidir. Una posibilidad, avalada también por ICV y sectores catalanistas del PSC, que el dirigente de la ANC ha negado con rotundidad: “El lema de la vía es la independencia. Lo organiza la ANC; que trabaja para la independencia”, ha reiterado Marfany, que sin embargo ha abierto las puertas a que “todo el mundo pudiera participar”.

La ANC ya tuvo que lidiar el año pasado con la misma situación, cuando tras convocar la manifestación de la Diada, CiU le reclamó que fuera por el pacto fiscal. Una petición fallida, ya que la masiva marcha se convirtió en un clamor por la secesión: “Todo el que vino a la manifestación del año pasado fue contado como independentista”, ha recordado Marfany. Pese a que los dirigentes más soberanistas de Unió dan por hecha su participación en la cadena humana, el partido todavía muestra su recelo por su carácter independentista. Precisamente, el vicesecretario general de UDC, Antoni Font, ha anunciado este lunes que no será hasta principios de septiembre cuando el partido tomará una decisión sobre la asistencia. Contrariamente, Convergència Democràtica tiene todos sus efectivos movilizados para cubrir tramos de la vía catalana. La división en CiU ha provocado la duda en el Gobierno catalán, que todavía no ha decidido si participará en la marcha.

A menos de un mes para la Diada, los organizadores se apresuran para repetir el éxito del año pasado con la manifestación y lograr cubrir los 400 kilómetros de la cadena. La ANC ya cuenta con 325.000 inscritos, aunque todavía hay importantes vacíos en el recorrido, especialmente en las comarcas de Tarragona y al norte de Girona. Un contratiempo que Marfany ha minimizado: “No creo que sea un problema, las asambleas territoriales están trabajando para llenar estas zonas”. La ANC ha dedicado los últimos días a reclamar a los manifestantes apuntados en Barcelona y su área metropolitana (al registrarse, los participantes eligen en qué tramo desean estar de la cadena) que cambien su inscripción para llenar la zona del Ebro.