Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Rural espera a agosto para contratar aeronaves contraincendios

Adjudica dos helicópteros y ocho aviones en mitad de la campaña

Un helicóptero trabaja en un incendio en la Ribeira Sacra, el pasado miércoles. Ampliar foto
Un helicóptero trabaja en un incendio en la Ribeira Sacra, el pasado miércoles.

Tras adjudicar en abril 12 helicópteros contraincendios para este año y el próximo a su empresa de referencia, Inaer, la Consellería do Medio Rural aún tiene pendiente estos días, a mediados de agosto, la formalización de dos contratos para que la misma firma opere otros dos aparatos más. La Xunta los licitó con el verano encima, en junio, y su objetivo era que estuviesen operativos "desde el día 1 de agosto", fecha ya superada. Medio Rural asegura que ya solo le falta uno y niega que su ausencia afectase a la base de San Xoán de Río, helipuerto en el que aún no operaba ningún aparato cuando se desató a pocos kilómetros el incendio de Larouco, el peor en lo que va de verano, que el pasado fin de semana arrasó 400 hectáreas. Aún el pasado miércoles, día 14, la Xunta adjudicó otros ocho aviones de vigilancia y coordinación que deberían estar disponibles desde principios de mes.

La Xunta alega que el despliegue de medios es siempre paulatino

En primavera, como es habitual, la Xunta licitó 12 helicópteros contra incendios (siete ligeros y cinco de tipo medio) y sus respectivas brigadas de operarios para este año y el próximo por 12,3 millones de euros. Pero con aquel concurso resuelto y los aparatos ya trabajando, Medio Rural convocó en junio otros tres concursos: para un helicóptero con técnicos de coordinación y dos aparatos de extinción, uno pesado y otro ligero. El de coordinación se adjudicó a Inaer, única candidata, el 30 de julio, por el mismo importe de licitación, 1.081.920 euros hasta 2015, sin que la empresa rebajase un céntimo. Su contrato se formalizó al día siguiente, 31 de julio. Pero aún no hay constancia oficial de que se resolviesen los contratos de los otros dos, adjudicados esos mismos días. Como se presentó otra oferta además de Inaer, la ley obliga a esperar 15 días por posibles recursos antes de formalizar la conesión. Esto trastocó los planes de Medio Rural, que en sus pliegos indicaba que ambos aparatos "entrarán en servicio desde el día 1 de agosto (o día siguiente a la formalización del contrato, de ser posterior)".

Una empresa acapara los contratos

David Reinero

La relación de la Xunta con la compañía Inaer, asociada en uniones temporales con diversas empresas, entre las que destaca Natutecnia en materia forestal, es intensa, ya que la Administración, de uno u otro color político, ha venido entregando a esta firma, con todo tipo de procedimientos de contratación, sus principales helicópteros. El pasado 24 de julio, tras el accidente del tren Alvia a la entrada de Santiago, los registros de actuaciones del 112 recogen que uno de los helicópteros sanitarios de emergencias “no llegó a salir por avería”. Esos helicópteros también son operados por Inaer tras ganar en 2009 un concurso público con una oferta de 3,18 millones de euros al año.

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, aseguró en el Parlamento que la avería del 24 de julio quedó solucionada “en cinco minutos”. La empresa explica que cuando recibió el aviso de la emergencia y puso en marcha el aparato se activó “un indicador de fallo en el rotor principal”. Fue solucionado y “en media hora podía volver a salir”, pero la niebla existente en Santiago hizo anular el despliegue de todos los medios aéreos.

Inaer también alquila a la Xunta por 8,9 millones al año hasta 2017 los helicópteros de Salvamento Marítimo que el Gobierno de Manuel Fraga compró en 2007 por 27 millones y que la empresa adquirió en 2012 por la mitad en un concurso en el que, nuevamente, fue la única candidata.

Medio Rural admite que falta por incorporarse uno de esos dos helicópteros sin el contrato aún formalizado y asegura que "entrará a trabajar en los próximos días". Argumenta que los aparatos no se adscriben a una base sino que van rotando en función de las necesidades. También explica que, aunque la temporada de riesgo elevado de incendios se inicie el 1 de julio y finalice el 30 de septiembre, los medios se van incorporando "de forma progresiva". Tal vez por eso esperó al pasado miércoles para adjudicar a otra empresa, también única candidata, ocho aviones de vigilancia y coordinación que deberían estar operando desde dos semanas antes, según se indica en sus propios pliegos de contratación. Pagará por ellos tres millones de euros hasta 2015 y logró una rebaja de apenas 762 euros.
En los concursos de los dos helicópteros cuyo contrato aún está pendiente de formalizarse, Inaer ha vuelto a afinar su oferta. En el del aparato ligero, al que se presentó otra firma candidata, el importe de licitación fue de 682.272 euros e Inaer presentó una rebaja de unos 47.000 euros. Pero en el del helicóptero pesado, en el que la suya fue la única oferta, no rebajó de nuevo ni un céntimo de los 3.706.560 euros de la licitación.

La empresa, tras años de silencio sobre su forma de operar, asegura que es parte de su "estrategia comercial y empresarial" no hacer rebajas en los concursos en los que sospecha que no habrá más candidatos. "Si no hay en España otra empresa que cumpla con determinados requisitos técnicos, no es problema de Inaer", explica una portavoz de la compañía, que recuerda que "son servicios muy especializados, pero se pueden presentar empresas de toda Europa". Según explica, "una pequeña rebaja económica no puntúa tanto en el global del concurso", y añade que "además hay costes variables, como los combustibles, que pueden incrementarse con el contrato ya adjudicado". Inaer alega que al no ofertar rebaja su empresa corre "un riesgo, porque en el momento en que haya otra que sí rebaje lo suficiente puede llevarse el concurso".

En primavera, para el grueso de 12 helicópteros, Inaer tuvo inicialmente competencia. Pero la Xunta anuló ambas ofertas, declaró desierto el concurso y abrió un procedimiento negociado que se acabó llevando Inaer con una rebaja de menos de 8.000 euros, el 0,06%. Antes de que la Xunta adjudicase aquel concurso, el pasado abril, helicópteros de Inaer ya habían sido fotografiados en marzo por la CIG en bases contraincendios. Medio Rural justificó que fue una operación puntual que no tenía relación con el contrato posterior y que no supuso gasto para la Administración. El año pasado, Medio Rural, argumentando falta de tiempo para convocar un concurso, ya entregó el servicio de incendios a Inaer a dedo, con una encomienda de gestión, lo que le acarreó una denuncia de la CIG por prevaricación sobre la que la justicia aún no se ha pronunciado.