300.000 euros por ver jugar a España

Fabra y el seleccionador español de baloncesto son amigos y jugaron juntos en el colegio Los agobios económicos del Consell no existen para pagar a la selección de baloncesto

Alberto Fabra saludó a su amigo José Antonio Orenga el pasado lunes
Alberto Fabra saludó a su amigo José Antonio Orenga el pasado lunes

La Generalitat pagará 300.000 euros por ver a la selección española de baloncesto en Castellón que este martes disputó un encuentro amistoso en la capital de La Plana contra Polonia, dentro de los partidos de preparación previos a la celebración del campeonato de Europa del próximo mes en Eslovenia . La Consejería de Educación, Cultura y Deportes no quiso confirmar la cifra que el Consell pagará a la Federación Española de Baloncesto, pero sí que destacó que el dinero a desembolsar no iba a ser únicamente para el amistoso España-Polonia.

Fuentes de la consejería aseguraron a este periódico que “todavía” no se había abonado nada a la Federación y no quisieron confirmar si la cantidad definitiva era de 300.000 euros. Desde la consejería se justificó el gasto en este evento deportivo señalando que el acuerdo incluía otros partidos, además del amistoso contra Polonia. Concretamente, Castellón será el escenario de un encuentro durante la fase final del torneo 3x3, así como partidos de la selección con el deporte base a lo largo del año. Además, en el Consell esperan recuperar el 90% del dinero desembolsado a través del patrocinio de empresas debido a los beneficios fiscales de este tipo de eventos, señalaron a este periódico.

El Consell asegura que la selección realizará otros dos eventos en Castellón

La transparencia, sin embargo, no ha sido la mayor característica del acuerdo Consell-Federación. Hace apenas diez días, el consejero de Hacienda, Juan Carlos Moragues, aseguraba desconocer si se iba a celebrar el partido ni las condiciones económicas del mismo, según recordó ayer la Cadena SER que adelantó la noticia. Todo apunta a que todavía no existe un contrato firmado entre las partes y que el acuerdo fue de carácter verbal. Desde la Federación Española de Baloncesto tampoco quisieron confirmar cuál era la cifra porque, según dijeron, nunca informan de los contratos o cuestiones económicas relativas a la gira del equipo nacional.

La aportación por parte de las arcas autonómicas no tiene ningún tipo de contraprestación. El Gobierno valenciano, con anterioridad, había patrocinado al equipo de básquet español a cambio de que este luciera en sus camisetas el logo de la Comunidad Valenciana.

El pago de 300.000 euros por ver jugar a la selección española en Castellón sorprende en una época en que el Consell ha hecho bandera de la austeridad y del rigor presupuestario para hacer frente a una situación que es técnicamente de quiebra económica. El Gobierno valenciano reclamó a principios de año un rescate de 2.300 millones al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) para pagar vencimientos de deuda por valor de 1.600 millones y reducir el déficit en otros 700.

Con ese dinero se podría pagar la beca comedor de 348 niños todo un curso

La amistad que une al presidente del Consell, Alberto Fabra, con el seleccionador nacional de básquet, Juan Antonio Orenga, no parece que haya sido ajena a la presencia de la selección en Castellón. Una relación que se forjó en el instituto donde ambos estudiaron y donde compartieron aulas y equipo de baloncesto. El presidente de la Generalitat visitó el pasado lunes el entrenamiento de la selección donde se hizo varias fotos con Orenga y su equipo técnico. El seleccionador entregó a Fabra una camiseta con su nombre y con el dorsal número 1. Ayer, Fabra acudió al partido en compañía del presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner y del alcalde de la ciudad, Alfonso Bataller, entre otros políticos.

La oposición se mostró especialmente crítica con lo que consideran un despilfarro inútil por parte del Consell en un momento en que los recortes alcanzan sectores como la educación, la sanidad o la investigación. Con esos 300.000 euros, por ejemplo se habrían podido pagar las becas máximas de comedor de 348 niños durante todo un curso escolar. La portavoz adjunta del PSPV en las Cortes, Carmen Ninet, calificó de “imperdonable la nueva ocurrencia del presidente Fabra \[que solo busca\] minutos de gloria para hacerse la foto, pero no tiene ideas para dar solución a los impagos, a los dependientes, a los estudiantes, a los padres de familia, a los menores…”.

Desde Compromís apuntaron que la medida puede ser incluso “ilegal” y criticaron la “cacicada pueblerina” de Alberto Fabra que situaron en la línea de Francisco Camps “con sus grandes fotos”. Su portavoz Enric Morera, manifestó que el pago de los 300.000 euros “no es solo inmoral, sino que es ilegal” porque la Federación Española de Baloncesto es una entidad privada y, según dijo, debería recibir apoyos y subvenciones del Ministerio y no de las autonomías. “Si estamos incumpliendo el objetivo de déficit, acciones como esta no ayudan a mejorar la situación”, señaló. Morera exige al presidente del Consell que explique por qué hace este gasto mientras que se reducen las ayudas a la promoción del valenciano, no se pagan las becas a los estudiantes o se sigue estudiando en barracones. También la diputada de EU, Marina Albiol, pidió a Alberto Fabra que responda por el gasto de dinero público.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50