CONFLICTO MUNICIPAL EN ORIHUELA

El PP de Orihuela volverá a intentar la moción de censura en otoño

Los populares se dan de plazo hasta octubre para persuadir a los ediles de CLR

Monserrate Guillen Alcalde de Orihuela en rueda de prensa.
Monserrate Guillen Alcalde de Orihuela en rueda de prensa.Pepe Olivares

El PP de Orihuela no desiste en recuperar la alcaldía de la capital de la Vega Baja. El informe del secretario del Ayuntamiento, Virgilio Estremera, en el que advertía de la ilegalidad de la moción de censura registrada ayer en el consistorio solo ha servido para abrir un paréntesis que los populares pretenden cerrar de aquí al mes de octubre, periodo de tiempo en el que intentarán convencer a los dos concejales de CLR-Claro, Pedro Mancebo y Juan José López Bas, para que se sumen a su iniciativa. Ambos, de momento, se niegan a apoyar el cambio en la alcaldía; pero sus convicciones empiezan a presentar algunas fisuras.

De la capacidad de persuasión del PP depende el futuro del Ayuntamiento oriolense. La propia Mónica Lorente reconocía ayer que la posibilidad de que prospere la moción sin la firma de al menos uno de estos dos ediles es “complicada jurídicamente”, para, a continuación, añadir: “pero real”. El informe que el secretario dio a conocer ayer fue mucho más contundente que el de la víspera. El que redactó el martes era mucho más ambiguo. En ese texto, Estremera dejaba la puerta abierta a que una de las ediles no adscritas que había suscrito la moción ante notario, Asunción Mayoral, pudiera formar parte todavía del grupo municipal CLR-Claro. Semejante interpretación daba luz verde a que la censura fuera adelante y se convocara el pleno en el que el alcalde de Orihuela, Monserrate Guillén, de Los Verdes, perdería su vara de mando.

La ambigüedad del texto del funcionario municipal hizo que el Ayuntamiento de Orihuela viviera una jornada muy tensa en la que menudearon los cabildeos y las presiones. Dirigentes del PSPV acudieron a la casa consistorial para evitar la moción. De hecho, estuvieron reunidos con el secretario José Manuel Orengo, responsable de política municipal de los socialistas valencianos, y el diputado del PSOE por Alicante, Herick Campos. Los populares se mostraron convencidos de que hubo presiones y “amenazas” contra el secretario si no redactaba un informe advirtiendo de la ilegalidad de la iniciativa del PP. La candidata de este partido a la alcaldía, Pepa Ferrando, llegó a concretar esas supuestas amenazas: La presentación por parte del equipo de gobierno municipal de “una querella criminal hacia funcionarios”.

La ambigüedad con que se pronunció el pasado martes Estremera desapareció ayer no sin que antes se vivieran momentos de tensión. A las nueve de la mañana, los firmantes del PP presentaron su moción en el registro municipal adjuntando el informe de Estremera. La funcionaria encargada de la gestión llamó incluso al secretario para preguntar si podía registrarla al presentarse con una diligencia en la que se afirmaba que la moción no reunía los requisitos exigidos. La respuesta de Estremera fue: “Sí”. El PP creyó que el pleno en el que se iba a votar la moción iba a salir a delante.

La sensación entre los muros de la casa consistorial era de incertidumbre. Algunas fuentes apuntaron entre la incredulidad y la ironía que Mónica Lorente, ex alcaldesa de Orihuela, iba diciendo por el Ayuntamiento que Pepa Ferrando era ya alcaldesa en funciones. Antes del mediodía nadie podía confirmar cuál iba a ser la postura final del secretario, él tampoco se definía. Según fuentes cercanas a alcaldía cuando el alcalde ecologista Monserrate Guillén preguntó a Estrada sobre la convocatoria del pleno este le contestó "lo estoy estudiando". Guillén a las 11 de la mañana salió en rueda de prensa y calificó la situación de "manifiesta y flagrante ilegalidad".

A las 11.45 desembarcó el PSPV. Orengo, Campos y cargos comarcales y locales. Fueron tajantes: “Esta moción ni puede, ni debe, ni va a prosperar”. El secretario municipal les dio la razón. La moción de censura tendrá que esperar.

Pero el PP. Todo el PP: el local, el provincial y el regional confían en darle la vuelta a la situación; pero antes tendrán que persuadir a los concejales de CLR-Claro.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50