Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castilla-La Mancha ofreció tres veces ayuda a Valencia por el incendio de Ayora

El Gobierno regional defiende su actuación ante el fuego que quemó 800 hectáreas en julio

El Gobierno de Castilla-La Mancha defiende su actuación ante el incendio que el pasado 25 de julio acabó quemando un total de 800 hectáreas en Ayora (Valencia), en los límites con la provincia de Albacete, y afirma que ofreció tres veces sus medios de extinción al dispositivo de la Comunidad Valenciana mientras el fuego se extendía. La Junta ha emitido un comunicado explicando la participación en este incendio después de que esta mañana representantes de bomberos de Ayora y Almansa (Albacete), asociaciones profesionales y de ciudadanos pidieron al delegado de la Junta que explique por qué no se atendió el incendio en un principio.

El comunicado del Gobierno regional dice que estas críticas proceden de "algún colectivo minoritario" y explica que los equipos del Infocam en la zona de Almansa avisaron "de inmediato" al Centro Operativo Provincial de Valencia, desde donde "aseguraron que ya tenían el fuego atendido
por medios de esa comunidad".

Los medios castellanomanchegos hicieron un segundo ofrecimiento -explica la Junta- tras las constantes llamadas que se recibían desde la zona, pero el dispositivo valenciano "reiteró que el fuego estaba controlado".

Fue tras la tercera llamada a Valencia cuando el dispositivo de esa comunidad "aceptó los medios ofrecidos desde Castilla-La Mancha", cuando el fuego "seguía avanzando y había entrado en terreno forestal", y se enviaron tres retenes, tres camiones autobombas y un avión.

La Junta destaca en su comunicado el "agradecimiento" a todo el personal que trabajó la extinción del fuego originado en terreno valenciano, y subraya que "en ningún momento" hubo "insolidaridad" con la Comunidad Valenciana, a quien se ofrecieron los medios "desde el primer momento".

El Gobierno regional asegura también que hubo 106 personas del dispositivo manchego ayudando a extinguir el fuego de Ayora "durante 36 horas" y rechaza las críticas sobre posible "descoordinación", porque las Administraciones de las dos regiones "estuvieron en contacto desde un primer momento".