Educación y Burjassot se enfrentan por el colegio público Sant Joan de Ribera

La Consejería quiere repartir a los alumnos por diferentes centros de la localidad El Consistorio le exige la construcción del nuevo colegio, presupuestado desde 2010

Los alumnos del CEIP Sant Joan de Ribera (Burjassot) no tienen, por ahora, donde ir a clase. La Consejería de Educación, Cultura y Deportes ha decidido repartir a los niños por los diferentes centros para el curso próximo. Esta decisión ha causado gran revuelo en el pueblo y ha forzado una reunión entre el alcalde, Jordi Sebastià, y la consejera Mª José Català para el próximo viernes día 9. La asociación de padres, harta ya de una situación que viene de lejos, ha decidido convocar una acampada de 24 horas, que se celebrará desde las 12.00 del próximo jueves, junto a la estación de metro de la localidad para exigir la creación de un nuevo colegio.

El actual tiene más de 52 años y se cae a trozos. Sin embargo, la batalla legal entre el Ayuntamiento de Burjassot y la Consejería eterniza la solución inmediata que necesitan los afectados. En julio, el antiguo edificio del colegio fue declarado en “ruina económica” por el Ayuntamiento al conocer los resultados de un informe técnico en el que una empresa especializada, dejaba claro que el centro requería una “rehabilitación integral”. Entonces, el Consistorio exigió a Educación el inicio de la construcción del nuevo centro, tras recordar que, desde 2010, la licencia de obras está concedida y la partida presupuestaria, con fondos del Banco Europeo de Inversiones, preparada.

Pero Educación siguió prefiriendo la opción de rehabilitar el antiguo edificio y solicitó un espacio para reubicar al alumnado. La Consejería solicitó para ello “un edificio construido" y el Consistorio se lo negó. El Ayuntamiento lo desmiente. Hasta tal punto se muestra convencido el alcalde, que ha prometido dimitir si la Consejería demuestra que se solicitó el edificio y el Consistorio lo denegó. De hecho, pidió formalmente a la Consejería un desmentido oficial y la dimisión de la consejera Mª José Catalá por "mentiras, falsedades y manipulación”.

La solución de Educación fue abrir un procedimiento especial y voluntario de admisión del alumnado en otros centros públicos de la localidad ante la “negativa” del Ayuntamiento. Esta decisión se hizo pública en un comunicado de prensa en la web y se transmitió a los padres por correo electrónico. Según la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del Sant Joan de Ribera es una decisión "totalmente antipedagógica" pues el centro "lleva una línea docente con muy buenos resultados". El colectivo de padres considera "la opción más razonable" la de "trasladar a todo el centro junto en aulas prefabricadas para construir lo más rápido posible el nuevo edificio".

El PSPV ha anunciado que acudirá a la acampada para “recoger todas aquellas inquietudes que tengan los padres y madres de alumnos para formular iniciativas parlamentarias” y la diputada socialista responsable de Educación, Pilar Sarrión, pedirá la comparecencia de la consejera para que explique “la problemática”. El sindicato del sector educativo (STEPV) también ha apoyado las acciones del AMPA y asistirán a la acampada del jueves día 8.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50