Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botella pide otro rescate para poder pagar sus facturas y dispara la deuda

Madrid solicitará 350 millones al Gobierno para recibos pendientes

Aumenta en 844 millones su endeudamiento por la quiebra y salvamento de empresas locales

Ana Botella durante el pleno del ayuntamiento de Madrid.
Ana Botella durante el pleno del ayuntamiento de Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid pedirá en septiembre un nuevo rescate al Gobierno por valor de 350 millones de euros para poder pagar sus facturas, según la documentación a la que ha tenido acceso EL PAÍS. La alcaldesa, Ana Botella (PP), incumplirá así su promesa de reducir la deuda municipal, dejando en papel mojado el plan de ajuste que presentó al Gobierno hace tan solo un año.

El motivo es claro y acuciante: el anterior alcalde y ahora ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón (PP), no solo dejó una deuda de 6.348 millones en el Ayuntamiento, sino que cargó con un endeudamiento excesivo a las empresas municipales, conduciendo a la ruina a una de ellas y dejando al borde de la quiebra a otra. Eso ha obligado ahora a Botella a rescatarlas y hacerse cargo de parte del dinero que deben, incrementando la deuda oficial municipal.

Fuente: Banco de España y Ayuntamiento de Madrid
Fuente: Banco de España y Ayuntamiento de Madrid

Pero la alcaldesa tiene además responsabilidad directa en el nuevo endeudamiento: el Ayuntamiento fue rescatado en primavera de 2012 con un préstamo de 1.017 millones para abonar las facturas que Gallardón dejó sin pagar. La cuenta debería haber quedado a cero, y el Ayuntamiento debería estar pagando sus recibos en el plazo legal de 30 días.

Sin embargo, tras ser rescatado, volvió a aplazar el pago de sus facturas. Botella, que había sacado pecho asegurando que esos 1.017 millones inyectarían oxígeno a las empresas madrileñas (agobiadas, es necesario recordarlo, porque el Ayuntamiento tardaba un año en pagar lo que les debía), volvió a apretar las tuercas demorando hasta cinco meses el abono.

Lissavetzky: "Es la historia interminable"

El líder municipal socialista, Jaime Lissavetzky, achaca la quiebra de empresas locales a la “desastrosa gestión” del PP, “alejada de los intereses de los ciudadanos”.

La deuda de Madrid es “la historia interminable”, añade Lissavetzky. “Por mucho que se paga, con gran sacrificio para los madrileños, sigue creciendo año a año. Y no se terminará de pagar hasta 2036, tres décadas después de la llegada de Gallardón y Botella al Ayuntamiento”.

“Solo con el dinero que Botella tendrá que destinar ahora a pagar ese aumento de la deuda, se podrían haber evitado los recortes sociales de estos años”.

“El resultado de la gestión de Botella es la hipoteca del futuro de la ciudad”, concluye el líder socialista.

» La herencia de Gallardón. El ahora ministro de Justicia dejó el Ayuntamiento en diciembre de 2011 con una deuda financiera de 6.348 millones. Esa era la cantidad oficial sancionada por el Banco de España. Pero la ciudad adeudaba mucho más dinero. Las empresas municipales debían otros 1.231 millones a los bancos. Y las facturas pendientes a empresas ascendían a 1.017 millones. En total, 8.596 millones.

» Primer rescate del Gobierno. En 2012, el Gobierno activó un mecanismo de pago a proveedores para que 3.774 municipios de todo el país se pusieran al día con sus facturas pendientes. Sumaban 27.300 millones de euros, y permitió abonar 5,5 millones de recibos. Madrid pidió 1.017 millones y pagó con ese dinero 13.622 facturas a 1.700 empresas. A cambio, el Ministerio de Hacienda le obligó a aprobar un durísimo plan de ajuste que dejó la ciudad al ralentí, congeló las inversiones, redujo el gasto social, recortó los servicios a la ciudadanía e incrementó impuestos, tasas y precios de polideportivos, escuelas de música, etcétera. No hubo eso sí apenas despidos.

» La deuda paraliza la ciudad. El presupuesto de Madrid asciende a 4.300 millones de euros. Uno de cada cuatro euros se dedica a pagar la deuda a los bancos. Botella presume de haber cerrado 2012 con un superávit en términos de contabilidad nacional de 879 millones; lo logró gracias al rescate del Gobierno, 1.017 millones sin los que habría incurrido en déficit pese a los recortes.

El plan de ajuste que prometió al Ministerio de Hacienda a cambio del rescate preveía pagar las facturas en 2013 en un plazo máximo de tres meses (el triple de lo que marca la ley). Hoy día, el retraso es de cinco meses.

El plan de ajuste prometía además reducir la deuda en 2013 a 5.935 millones de euros, y continuar por esa senda hasta dejarla en 2022 en 1.603 millones de euros, prácticamente la misma cantidad (1.441 millones) que se encontró Gallardón cuando llegó a la alcaldía en 2003. Pero el Ayuntamiento debe a 30 de junio 6.232 millones de euros, y aunque es cierto que amortizará 300 millones antes de fin de año, en esos 6.232 millones no se incluyen los 844 millones que deberá sumar por el pago de facturas y la deuda asumida de empresas locales.

» Quiebra de empresas. Botella prometió hace un año reestructurar las empresas y organismos municipales, pero la realidad le adelantó a toda velocidad: la Empresa Municipal de la Vivienda (EMVS) se ha salvado de la disolución en el último minuto vendiendo a fondos de inversión buena parte de los pisos que construyó en tiempos de bonanza. Madrid Espacios y Congresos (Madridec), que Gallardón utilizó como palanca financiera, colocándole la deuda que el Ayuntamiento ya no podía asumir, se encuentra en quiebra técnica y desaparecerá antes del 31 de diciembre.

Eso no significa que su deuda haya desaparecido, sino que será el Ayuntamiento quien la pague. Asumirá 283 millones de Madridec y 234 millones de la EMVS.

» El segundo rescate. Botella se ha comprometido a pagar las facturas en el plazo legal de 30 días a partir de 2014. Si lo logra, será gracias al Gobierno, que prepara un segundo rescate para los Ayuntamientos. Madrid recibió 1.017 millones hace un año, y con ello debería haber dejado a cero su cuenta. Sin embargo, en septiembre Botella solicitará otro rescate por valor de 350 millones de euros (esta cifra aún podría variar hasta el día 20 de ese mes, el plazo límite para hacer la solicitud). Ese dinero vendrá en forma de préstamo bancario, es decir, permitirá pagar las facturas, pero pasará a engrosar y aumentar la deuda financiera de la ciudad.

» ¿Cuánto crecerá la deuda? A 30 de junio, el Ayuntamiento debía 6.232 millones de euros (sin contar la deuda de las empresas municipales). Hacerse cargo de parte del endeudamiento de la EMVS y Madridec, y pedir un nuevo préstamo para pagar las facturas pendientes, incrementará esa cifra en 844 millones de euros.

Eso requerirá elaborar un nuevo calendario de pagos, aprovechando que durante este año el Gobierno ha dado permiso para alargar los plazos. Lo que hará Botella será reducir la cantidad que debe amortizar en 2015, año en el que se celebrarán elecciones, y aumentarla entre 2016 y 2024, sobre todo en 2018 y 2019.

Pero no solo crecerá la deuda, sino también sus intereses. Este nuevo calendario de pagos implica que la ciudad deberá abonar a los bancos 2.058 millones en concepto de intereses financieros entre 2014 y 2023.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram