_
_
_
_

La Diputación de A Coruña destituye a un asesor al que dio un contrato

La empresa con la que se le relaciona, Viproga Servicios, SL, está administrada por su hija

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El presidente de la Diputacion de A Coruña, Diego Calvo, del PP, despidió ayer de forma fulminante como asesor a Daniel Rego, portavoz municipal de su partido en el Ayuntamiento de Camariñas. La razón aducida para este cese fue la publicación en este diario, la semana pasada, de la adjudicación por parte del organismo provincial de la gestión de dos bienes históricos en la Costa da Morte a una empresa, Viproga Servicios, SL, vinculada a Rego y administrada por su hija.

El concejal del PP reconoce, en declaraciones a EL PAÍS, que hay un “claro componente político” para su destitución, que le anunció en persona el propio presidente ayer en A Coruña. “Buscó una disculpa para largarme de allí”, lamentó Rego, quien acudió a la cita con Calvo acompañado por los otros cinco ediles de su partido en Camariñas. “Estamos muy unidos y juntos al máximo, y nos encontramos con esta sorpresa, que yo ahora soy un parado más de los siete millones que hay en España”.

Daniel Rego defiende que es falso que la empresa en la que recayó el contrato, por concurso público, sea de su propiedad. Afirma que dejó de ser filial de su empresa, Viproga, SA, desde 2010, año en el que la vendió a su hija Úrsula, que tiene el 75% de las acciones. Alega que no sabe si ese cambio está inscrito en el Registro Mercantil, pero sí realizado ante notario, insiste. “No tengo nada que ver”, subraya, con la empresa que se llevó el contrato de la Diputación, por importe de 22.000 euros para atender y abrir al público hasta finales de septiembre las Torres do Allo, en Zas, y los Batáns do Mosquetín, en Vimianzo.

Pese a que la Diputación provincial defendió la semana pasada la contratación de Viproga Servicios, decidida con criterios “estrictamente técnicos”, así como la transparencia del proceso, llevado a cabo por la mesa de contratación, ayer no le valieron las explicaciones de Rego, asegurando que no tiene ya vínculos con esa empresa desde hace años. La institución decidió cesarlo como asesor del presidente provincial, un cargo renumerado con un salario anual de 19.000 euros.

Para Rego, “no hay duda” de que su destitución tiene q ver con que su partido “incumpla un pacto” para que se convirtiera este mes en diputado provincial. Estaba previsto que sustituyese en el escaño, al cumplirse dos años de mandato, a la alcaldesa de Cee, Zaira Rodríguez, actual vicepresidenta de la diputación. El concejal de Camariñas asegura que estudia emprender acciones judiciales por todo lo ocurrido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_