Se cumple un año del incendio del Empordà que se llevó cuatro vidas

El Consejo Comarcal ha previsto para este lunes un acto conmemorativo

El gran incendio de La Jonquera (Girona).PERE DURAN | VÍDEO: ATLAS (atlas)
Agencias

El incendio que en julio de 2012 arrasó 13.852 hectáreas de 16 municipios del Alt Empordà (Girona) cumple este lunes un año con gran parte de la vegetación de los bosques recuperada, ya que la mayoría de alcaldes aseguran que ha rebrotado el verde en zonas que estaban carbonizadas, pero con parte de las ayudas pendientes.

Según un balance del Consejo Comarcal del Alt Empordà, al que ha tenido acceso Europa Press, los 16 municipios, el propio consejo y el Consorci Salines Bassegoda valoraron en 613.835 euros sus pérdidas en aquel incendio que mantuvo en vilo durante días a toda Cataluña y que se tardó nueve días en extinguir, aunque finalmente no han recibido ni el 40% de estas estimaciones y quedan partidas pendientes de cobrar.

Más información

Durante este año, desde el Consejo Comarcal han atendido a través de las oficinas del área distribuidas en los municipios a un total de 110 personas que han sufrido desperfectos en sus casas o propiedades, en base al Real Decreto de atención a necesidades derivadas de situaciones de emergencia. Para reparar los bosques afectados se han impulsado numerosas actuaciones en las que han participado unos 400 voluntarios, entre otras la limpieza de franjas de protección en el entorno de los núcleos urbanos, limpieza de cauces, acondicionamiento de la vía verde de la Muga, limpieza de vertederos incontrolados, y seguimiento de la regeneración del bosque...

El pueblo de Capmany fue el más afectado por las llamas; quemaron el 99,9% del término municipal. Su alcalde, Jesús Figa, ha comentado a Europa Press que en el casco urbano está todo solucionado ya que hubo poca afectación, pero que en el campo la situación es distinta: encinas y olivos están rebrotando, aunque en los terrenos con pino blanco no ha sido así, donde se ha tenido que cortar mucha madera quemada. En este sentido, Figa ha explicado que han hecho un importante trabajo de concienciación para que los propietarios de los terrenos los arreglen y preparen -del mismo modo que otros municipios de la zona- ya que el sotobosque ha crecido mucho y tendría que limpiarse. "Pero todos estos terrenos no son rentables y al propietario le da igual que vuelvan a quemar", ha lamentado.

Para reparar los bosques afectados se han impulsado numerosas actuaciones en las que han participado unos 400 voluntarios

El incendio de hace un año ha destapado un problema urbanístico en el municipio y es que casas que se quemaron por culpa de las llamas ahora no pueden reconstruirse porque estaban hechas en suelo rústico donde solamente se permite construir edificaciones de seis metros cuadrados. Sobre esta cuestión, el alcalde ha afirmado que no pueden hacer nada ya que la ley no les permite otra opción. "De hecho ya no tendrían que haberse construido", ha afirmado Figa, ante una problemática que afecta a unas seis familias, tres de las cuales viven todo el año en Capmany.

Tanto el alcalde de Avinyonet de Puigventós, Josep Maria Bartolomé, como el de Cantallops, Joan Sabartés, han explicado a Europa Press que la garriga y los alcornoques han rebrotado en sus municipios, y que en general han podido recobrar la normalidad en estas zonas afectadas, el 20% del pueblo en cada caso. La alcaldesa de Vilanant, Anna Palet, cuyo municipio resultó afectado en un 45%, principalmente en zonas de bosque de pino blanco, ha explicado que este tipo de árbol no se regenera por lo que han tenido que hacer "mucha limpieza" y que para ello solo han contado con la ayuda de un técnico forestal del Consell Comarcal. "Nos hemos tenido que espabilar mucho nosotros", ha lamentado Palet, que ha explicado que han recibido un 40% de las ayudas que pidieron pero que han tenido que tomar solos decisiones sobre cómo gestionar el bosque.

En el mismo sentido se ha pronunciado el alcalde de Biure, Albert Camps, donde el fuego quemó el 95% del término municipal, quién ha criticado la poca ayuda recibida por las administraciones ya que en su opinión el 40% de ayudas es "muy poco".

Ahora, casas que se quemaron, no pueden reconstruirse por estar en suelo rústico, donde solamente se permite construir edificaciones de seis metros cuadrados

Respecto a la investigación sobre la autoría del incendio, que se haya archivado por falta de autor conocido, los alcaldes han coincidido en afirmar que se lo esperaban porque veían muy complicado identificar a alguien solo con unas colillas -supuesto origen del fuego-.

Conmemoración

El Consejo Comarcal ha previsto para este lunes un acto conmemorativo institucional que contará con la presencia de los alcaldes en el centro cívico de Terrades, aunque muchos de ellos no tienen previsto hacer nada por su cuenta. Anna Palet, por ejemplo, asegura que lo pasaron "tan mal", con el fuego a las puertas del municipio amenazando a las primeras casas, que no quieren volver a recordar este mal trago, si bien en Darnius prevén inaugurar una exposición de fotos que será itinerante.

Portbou convocará un acto de recuerdo y homenaje al padre y la hija franceses que murieron cuando cayeron por el acantilado cuando trataban de huir del fuego que les atrapó en la carretera por donde habían desviado el tráfico y a todas aquellas personas que resultaron heridas al intentar lo mismo. El alcalde de Portbou, Josep Lluís Salas, ha explicado que el principal objetivo es homenajear a las personas que perdieron la vida -cuatro en total-, pero también reconocer a los habitantes de Portbou con una placa conmemorativa por "el alto grado de solidaridad" que mostraron ante toda la gente que necesitó ayuda. Salas ha lamentado que un año después la carretera siga igual, sin mejoras, y ha advertido que si vuelve a producirse una situación parecida volverá a suceder lo mismo: "El problema que tenemos es que todo está igual, aunque quizá ahora se lo pensarán dos veces antes de desviar el tráfico hacia aquí"

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50