Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FIB supera las previsiones con 35.000 espectadores diarios el fin de semana

Vince Power asegura que los "nuevos socios garantizan la continuidad indefinida del FIB"

La promotor Vince Power y la alcaldesa de Benicàssim Susana Marqués.
La promotor Vince Power y la alcaldesa de Benicàssim Susana Marqués.

El Festival Internacional de Benicàssim (FIB) está vivo y seguirá celebrándose en la localidad castellonense de forma “indefinida”. La difícil situación económica que atraviesa la empresa organizadora (Marawold), los problemas de última hora con los proveedores y los interrogantes sobre la presente edición no han tenido un gran efecto sobre los ‘fibers’. La organización aseguró ayer que la decimonovena edición “ha mejorado las previsiones” que estimaron en 33.000 personas la afluencia diaria. El director de comunicación de Maraworld, Ernesto González, confirmó que a partir del viernes (el jueves hubo menos gente) se llegó a los 35.000 ‘fibers’. En global, la organización habla de casi 140.000 durante los cuatro días en lugar de los 120.000 previstos. La cifra, aun así, vuelve a caer con respecto a la edición anterior.

Vince Power, el director del festival, achacó la caída de ‘fibers’ a las publicaciones negativas sobre el festival. “No he dudado un solo día de su continuidad, me extrañan y me preocupan las informaciones publicadas que, obviamente, han afectado a las ventas y han causado un perjuicio al festival”, aseguró en su comparecencia para hacer balance de la edición. Sí expuso estas dudas uno de los trabajadores de Marawold que manifestó que “en muchos momentos” siguieron trabajando como “acto de fe y por la voluntad de seguir adelante cuando no había comunicación desde Londres, porque estaban a otros temas (en referencia a la situación económica de la empresa matriz propiedad de Power, Music Festivals, y su desplome en la bolsa)”.

Esta aventura financiera precipitó el concurso de acreedores de Marawold. Ayer, el irlandés defendió la operación. “Eran otros momentos, la compañía quería crecer y sus festivales también. No fue un error (salir a bolsa), han sido las circunstancias”, dijo. Circunstancias que llevaron este mes, tras un huracán de rumores sobre la continuidad del festival provocada por la negativa de los proveedores a montar el recinto, a vender el 65% de las acciones de la empresa organizadora. Esta venta sería el aval suficiente para que la cita se repitiera en 2014 y en los años siguientes. “Los nuevos socios garantizan la continuidad indefinida del FIB”, aseguró Power, quien concretó que va a seguir en el puesto tres años más.

Sobre el futuro, no habló mucho. Dijo que va a empezar a trabajar con los nuevos socios cuando la presente edición cierre sus puertas, que se trata de unos socios “muy fuertes” que “garantizan la continuidad indefinida del festival”. Habrá cambios, pero aseguró que “serán pocos y positivos”. También que “en breve” Marawold superará el concurso de acreedores y retornará a la normalidad. Y que la música española ocupará el mismo lugar en el festival que hasta ahora. Es decir, escaso. “Como decía Miguel Morán (uno de los fundadores del FIB), el público español prefiere grupos internacionales”, apostilló. El negocio es el negocio.

En esta ola de positivismo, el irlandés avanzó su intención de tratar con los nuevos socios la posibilidad de celebrar el próximo año una segunda edición del Costa de Fuego, su incursión en el hard rock y la música heavy que este año ha tenido que ser sacrificada. También quiere retomar las actividades extramusicales suspendidas “por austeridad” y que contribuían a dinamizar el municipio. La eliminación de las ayudas públicas, reconoció ayer Power, fue determinante para desechar este año estas actividades. Junto a ello, la subida del IVA. Según el director irlandés, el aumento ha supuesto una pérdida directa del 13% de los ingresos. “Es una medida con la que el gobierno solo esconde la cabeza en la tierra y no se enfrenta al problema que afecta al negocio de la música y la cultura en una época de crisis y que debería solventar de otra manera como se ha hecho en Portugal”, dijo.

The Killers cierra el FIB

El FIB 2013, el más difícil de los últimos años, cerrará hoy sus puertas en una jornada protagonizada por The Killers. La banda norteamericana lo tendrá difícil para superar el lleno logrado en la noche del sábado por los Arctic Monkeys. Los británicos, liderados por Alex Turner, reunieron a más de 30.000 personas volcadas en cuerpo y voz en demostrar que el festival sigue vivo. Y Turner respondió regalando un último tema acompañado de Miles Kane, quien se había bajado del mismo escenario horas antes y quien le acompañó en su antigua banda Last Shadow Puppets. El concierto de Kane fue otro de los imprescindibles de la noche. Con estos dos precedentes, los Kaiser Chiefs lo tenían difícil para ganar en público (una afluencia más bien baja), pero no en entrega. La enérgica actuación de los de Ricky Wilson no decepcionó.