Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entidades sociales se oponen a la prohibición del ‘burka’

La moción aprobada por el Parlament solo conllevará “la estigmatización de la población musulmana”

Una mujer con 'niqab' en la Plaza Catalunya, en Barcelona.
Una mujer con 'niqab' en la Plaza Catalunya, en Barcelona.

Después de la moción presentada CiU y aprobada por el pleno del Parlament para regular el uso de burka y el niqab en espacios públicos, una decena de organizaciones sociales y de Derechos Humanos –entre ellas Amnistía Internacional, SOS Racismo y CCOO– han mostrado su rechazo a una prohibición que conduce a “la sumisión de las mujeres y a la limitación de su libertad”.

Según han argumentado estas entidades en un comunicado conjunto, la prohibición solo conllevará “la marginación y estigmatización de la población musulmana en general” y han definido la argumentación de seguridad pública como “falacia que esconde la defensa de unos valores culturales propios”. El comunicado argumenta que existen mecanismos adecuados que permiten la identificación de las personas y recuerda que muchas veces son los agentes los que no cumplen con la obligación de identificarse.

En representación de la Confederació d'Associacions Veïnals de Catalunya (CONFAVC), José Luis Muñoz, ha declarado que la moción aprobada solo sirve para “alimentar el discurso populista de partidos racistas” y que condena inevitablemente a esta minoría de mujeres a una “cadena perpetua en su casa”. “La CONFAVC no ha recibido ninguna queja referente a burkas o niqabs”, ha argumentado Muñoz para concluir que “esta prohibición crea un problema de donde no lo hay”.

Por su parte, la portavoz de la asociación feminista Ca la Dona, María Olivares, ha defendido que el único recurso para evitar la sumisión de la mujer musulmana es la “concienciación” de este colectivo y la creación de un “espacio público adecuado y libre para que la mujer pueda quitarse el velo”. Además, ha asegurado que la medida aprobada en el pleno solo supone una división entre “ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda”.

Las entidades han mostrado su predisposición a la mediación y al diálogo para revertir el uso del burka en lugar de prohibirlo y han explicado que se reunirán de forma inmediata para delimitar los pasos a seguir después de la aprobación de la moción por parte del Parlament.