Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esquerra se prepara para gobernar la Cataluña independiente

“Haremos lo que haga falta para que los ciudadanos puedan decidir”, dice Rovira

L'Hospitalet de Llobregat
La ponencia política de ERC fue aprobada prácticamente por unanimidad Ampliar foto
La ponencia política de ERC fue aprobada prácticamente por unanimidad

Esquerra Republicana está en estado de gracia y quiere aprovecharlo para cumplir un doble objetivo: lograr que Cataluña sea independiente y configurar el nuevo Estado siendo la primera fuerza política. Le avalan una trayectoria ascendente (duplicó sus resultados en los últimos comicios, y los sondeos le auguran que hará el sorpasso a Convergència i Unió) y la presión que está ejerciendo sobre el Gobierno de Artur Mas para mantener el rumbo fijo hacia la consulta soberanista en 2014.

Los republicanos celebraron ayer la primera jornada de su conferencia nacional, un órgano que se celebra cada cuatro años, intercalado entre los congresos. El objetivo, renovar la base ideológica del partido, esta vez centrada en dibujar una propuesta de izquierdas para la construcción del nuevo Estado catalán. La ponencia política, que fue aprobada prácticamente por unanimidad, esboza ese camino: primero, decidir el futuro de Cataluña; después, asegurar los primeros pasos tras la secesión, y finalmente, construir un nuevo Estado. Todo, para convertir a ERC en la referencia de izquierdas de Cataluña.

El partido quiere ser la referencia de la izquierda en Cataluña

La consulta es la opción preferida de los republicanos que, sin embargo, no descartan la opción de proclamar unilateralmente la independencia si no hay opción de convocar una votación: una vía similar a la que tomó Kosovo en 2008 que el propio documento considera que es “de difícil concreción y lleno de contradicciones”. Por ello lo sitúan como última opción. Marta Rovira, secretaria general republicana, pidió un esfuerzo a los militantes: “Haremos lo que haga falta para que los ciudadanos puedan decidir”.

Los republicanos no se conforman con el camino de la consulta, y miran más allá, esbozando los pasos que debería hacer Cataluña una vez proclamada su secesión. Lo prevé todo: desde la negociación con el Estado para la transferencia de funcionarios, gestión de fronteras y reparto de activos y pasivos hasta la viabilidad de los principales suministros tras proclamar la secesión. Incluso se plantea un sistema financiero en el que se pueda fijar una moneda diferente al euro y saltarse las medidas de austeridad impuestas por Europa. ERC tampoco olvida los países catalanes, la unidad con la Comunidad Valenciana, Baleares y las zonas catalanas del sur de Francia. El documento de Esquerra prevé que, si esas comunidades lo deciden, puedan integrarse como federación en la República Catalana. “Independencia y transformación social van juntas”, afirmó el exconsejero Joan Manuel Tresserras, encargado de redactar la ponencia. Tresserras resumió el objetivo de ERC: “Estamos dispuestos a ser la referencia de las izquierdas catalanas en el momento de emancipación nacional. La izquierda más ambiciosa de nuestra historia".

Más información