Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

11.600 aspirantes a maestro para 350 plazas en las oposiciones más polémicas

Arrancan las polémicas oposiciones que darán un vuelco a la lista de interinos

La prueba es eliminatoria y prima la nota sobre la antigüedad

Los sindicatos acuden a los tribunales para intentar frenar el cambio

Exámenes de la oposición en el Ramiro de Maeztu.

Por cada plaza hay 33 aspirantes. La Comunidad de Madrid ha iniciado hoy el proceso de oposiciones para cubrir 350 plazas de maestro de Infantil y de Primaria para el próximo curso. La convocatoria llega rodeada de polémica por el cambio de criterios en el baremo que ordenará después a los aspirantes que se queden sin plaza, los interinos, contratados a lo largo del curso para cubrir vacantes. Educación ha cambiado el sistema de selección para confeccionar las listas de interinos. El nuevo sistema, rechazado por todos los sindicatos de enseñanza, da un peso del 80% al resultado final del examen y establece pruebas eliminatorias. Para entrar en esa lista es necesario aprobar la convocatoria actual o haber aprobado la previa, convocada en 2011.

Los sindicatos y parte del colectivo de interinos replican que la experiencia docente es fundamental para maestros y profesores, cuyos años de trabajo quedan relegados a un segundo plano tras el cambio. Hasta ahora, esta experiencia suponía casi la mitad de la nota final (46%) mientras que queda relegada a un máximo de 1,5 puntos más 0,5 reservado a otros méritos.

En la primera prueba, la de conocimiento general, han caído las siguientes preguntas: escritores del siglo XX fallecidos, por qué son conocidos Felipe II, Cristóbal Colón y Manuel de Falla y análisis de texto de un escrito de Ana María Matute. En la región son 242 los tribunales de evaluación constituidos, repartidos en 67 institutos. Yolanda Amigo, de 43 años, ha sido una de las primeras personas en salir del primer examen en el instituto Ramiro de Maeztu de la capital. Se ha presentado a las pruebas tras perder su empleo en una empresa de alquiler de coches. “La prueba no ha sido muy difícil, pero apenas la había preparado”, afirma. “Me he presentado por probar suerte”, recalca poco convencida

Madrid convoca 350 nuevas plazas, de las que 150 serán para maestros en Educación Primaria, 50 para Educación Infantil, 50 para Inglés, 30 para Música, otras 30 para Educación Física, 20 para Pedagogía Terapéutica y otras 20 para Audición y Lenguaje. Los aspirantes se examinarán en 242 tribunales.La publicación de los resultados de este proceso selectivo tendrá lugar a partir del 29 de julio, por lo que los maestros se incorporarán a los centros públicos de la región para el próximo curso escolar.

Una vez superado el proceso selectivo, se procederá al nombramiento de funcionario en prácticas y deberán realizar una fase de prácticas, cuya duración será de seis meses. La valoración de dicha fase también tendrá carácter eliminatorio, en su caso. El decreto aprobado por la Comunidad de Madrid con los criterios de baremación para las bolsas de interinos señala que el objetivo de los cambios es profundizar en el principio de igualdad de oportunidades en el acceso a la función pública, "mejorando la calidad y la excelencia académica". Los sindicatos rechazan este argumento y acusan a Educación de intentar vaciar las listas de interinos para poder contratar “a dedo” a los futuros docentes.

Las centrales han convocado encierros, jornadas de huelga y protestas en los últimos meses contra el nuevo sistema de baremación, han acudido a la Defensora del Pueblo (que medió para que la consejería siguiera negociando con los sindicatos) y recurrieron a los tribunales. La Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJM ha admitido a trámite el recurso interpuesto por la FETE-UGT Madrid y previamente otro de CC OO. Los sindicatos reclaman que sea suspendida de forma cautelar para que no se aplique el curso que viene.

Las oposiciones incluyen un examen, que se aplicó por primera vez en 2011, en el que los aspirantes tendrán que responder a preguntas sobre el currículo de educación primaria (lengua castellana y literatura, conocimiento del medio y matemáticas). En marzo, la consejería hizo públicos parte de los resultados de esa prueba, que suspendió un 86% de los 14.00 aspirantes a 489 plazas, según sus datos. Los sindicatos replicaron que se había usado el resultado de esa prueba –del que pidieron sin éxito datos más concretos como aprobados por especialidades- “como arma arrojadiza” y para “escarnio” de los docentes. “

Más información