Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas apuestan por que la Sindicatura tenga más recursos

Zarrías dice que el PP intenta "acabar con los ayuntamientos para privatizar los servicios"

"No es buena política de ahorro eliminar organismos que van contra el despilfarro", señaló este viernes el vicesecretario general de Relaciones Institucionales del PSPV-PSOE y portavoz en la Diputación de Valencia, José Manuel Orengo. La Sindicatura de Comptes, en su opinión, "debería tener más recursos para evitar todos los casos de vergüenza que hemos tenido en esta Comunidad". Orengo no fue el único en referirse a la propuesta del Gobierno de Mariano Rajoy de reducción de organismos en las Administraciones públicas. El secretario de Ciudades y Política Municipal del PSOE, Gaspar Zarrías, que le acompañaba en una rueda de prensa ofrecida en la sede del partido en Valencia, ha señalado que un mejor funcionamiento de la Sindicatura de Comptes podría evitar escándalos como los que se han producido en al política valenciana y pidió "más recursos" para el organismo fiscalizador.

"Los socialistas no estamos por restar democracia, ni controles democráticos", dijo zarrias, sino por "ahorrar en lo superfluo, en lo que no sirve para nada más que para hacer política clientelar". Según el dirigente del PSOE, la reforma local del PP persigue "la privatización y el desmantelamiento de los servicios que prestan los ayuntamientos". En opinión de Zarrías, "se trata de vaciarlos de contenido en un momento en que los ciudadanos acuden a ellos como primera, y en ocasiones última, instancia para resolver sus problemas".

En relación con la posibilidad de suprimir las diputaciones, Zarrías ha señalado que "la tipología local es tan amplia y diversa que lo que funciona en Castilla y león puede no funcionar en la Comunidad Valenciana". Por eso, ha añadido, "no vale el café con leche para todos". Y ha propugnado que sea cada comunidad la que decida la mejor forma de "articular la intermunicipalidad".

Orengo, por otra parte, ha explicado que los socialistas valencianos no quieren quedarse solo en la queja ante una reforma que "ha suscitado un consenso unánime en contra". Por ello, celebran reuniones con responsables políticos y alcaldes para elaborar "una alternativa que aglutine a la mayor parte de las fuerzas políticas".