Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Temporeros de Bulgaria, atrapados en Huelva por el impago de sus salarios

El empresario afirma que ha ofrecido una solución que negocia con los trabajadores

Temporeros búlgaros, en Lepe, donde han trabajado en una finca y de donde no pueden salir por el impago de sus salarios. Ampliar foto
Temporeros búlgaros, en Lepe, donde han trabajado en una finca y de donde no pueden salir por el impago de sus salarios.

Atrapados en una finca agrícola ubicada a ocho kilómetros de Cartaya (Huelva) y sin recursos para poder regresar a su país. Así se encuentran 120 temporeros búlgaros a quienes les adeudan jornales la empresa Campos de Lepe, para la que han trabajado desde septiembre. En los últimos meses han sobrevivido con alguna mensualidad y entregas a cuenta de 50 y 100 euros. Pero el viernes decidieron denunciar la situación y la Guardia Civil ha abierto una investigación. Antonio Rodríguez, responsable de la empresa, aseguró que han ofrecido una propuesta para “tratar de zanjar este asunto”. Rodríguez, que no quiso desvelar el contenido del posible acuerdo, indicó que lo ocurrido “es un tema puntual” y que la empresa tiene una larga experiencia.

La situación en la finca se había vuelto insostenible. Estos inmigrantes, entre los que hay siete niños de entre tres y 12 años, relataron que han pasado hambre. Pero han esperado hasta el último momento para denunciar porque el empresario se había comprometido “a solucionar el problema y saldar la deuda”, según precisó Juan Ladrador, portavoz de Asnuci, la ONG que los está asesorando.

Entre 400 y 500 personas de nacionalidad búlgara trabajan en Lepe. Los denunciantes, según Labrador, “han estado residiendo en grupos de 14 en una misma habitación de escasas dimensiones con literas y sin importarles si eran familias o no o si había niños”.

Estos trabajadores han subsistido gracias a la solidaridad. “Muchas veces desde la Venta de Tariquejo de la Salud les ha llegado leche y algunos alimentos”, subrayó Labrador. Lo único que reclaman es que la empresa les pague lo que han trabajado para poder regresar a su país, concluyó. Los trabajadores volvieron a intentar negociar este martes una salida.