Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo prohíbe una mina en A Limia mientras apoya Corcoesto

El presidente de la Xunta evita comprometerse sobre la finalización del hospital de Vigo.

"Estoy decepcionado con la política comercial de Navantia"

El presidente de la Xunta durante la sesión de control
El presidente de la Xunta durante la sesión de control

La oposición del PP local y provincial al proyecto para extraer feldespato en la comarca ourensana de A Limia ha decantado la decisión de la Xunta, cuyo presidente, Alberto Núñez Feijóo, ha anunciado esta mañana que no dará autorización a esa mina. Feijóo ha alegado que esa explotación dañaría a 246 granjas de la comarca. Sin embargo, el presidente no ha puesto reparos al proyecto de la mina de oro de Corcoesto, en Cabana de Bergantiños (A Coruña), otra zona con una importante actividad ganadera -allí se encuentra la mayor granja de Galicia- y ha dicho que la apoyará "si cumple la ley"

Feijóo ha hecho este anuncio en la sesión de control parlamentario al presidente de la Xunta, que, por primera vez en mes y medio, no ha estado centrada en la vieja amistad del presidente gallego con el narcotraficante Marcial Dorado. El cambio de asunto ha rebajado la tensión en la Cámara, tras los incidentes de las últimas semanas, aunque tampoco han faltado las descalificaciones y los gritos desde los escaños que han provocado varias llamadas al orden de la presidenta, Pilar Rojo.

La viceportavoz de AGE, Yolanda Díaz, ha arremetido con dureza contra los planes de compañías muiltinacionales para abrir varias minas a cielo abierto en toda Galicia. Y dirigiéndose a Feijóo le ha espetado: "Usted está vendiendo el país a trozos para adoptar un modelo económico de salarios bajos y expolio. Su modelo es el de las repúblicas bananeras y de las colonias. En Madrid se llama Eurovegas y aquí Corcoesto. Está prostituyendo Galicia". Tanto Díaz como posteriormente el portavoz del BNG, Francisco Jorquera, han concluido que la Xunta "pretende hacer de Galicia una gran mina a cielo abierto".

El presidente ha replicado con el anuncio de la prohibición del proyecto de A Limia pero ha comparado la oposición a la mina de Corcoesto con el rechazo, en su día, a la autopista del Atántico. Ha defendido que la minería mantiene en Galicia 7.000 puestos de trabajo y ha reprochado a Díaz que su formación política, Izquierda Unida, defienda la recuperación de las actividades extractivas en Asturias y Huelva. "Mi modelo es una Galicia en la que se pueda vivir, trabajar y crear riqueza. Y apoyaré todos los proyectos que creen empleo, cumplan las leyes y sean viables", ha afirmado el presidente para concluir sobre el plan para extraer oro en Bergantiños: "Si Corcoesto cumple todo, podrá ser. Mientras tanto, no será". Poco después, el PP ha anunciado su voto contrario a una propuesta del Grupo Socialista que pedía la paralización de las investigaciones de la compañía canadiense Edgewater en el municipio de Cabana.

Por otra parte, Feijóo ha evitado comprometerse sobre las fechas de finalización del futuro hospital de Vigo, después de que el líder del PSdeG, Pachi Vázquez, le recrminase que su plan para financiar la construcción de infraestructuras sanitarias con capital privado ha chocado con la falta de crédito de los bancos. "Usted dijo que este sistema era más barato y eficaz. Pues con el hospital de Vigo solo le van a quedar dos opciones: o paralizarlo o que la Xunta tenga que avalar las obras con dinero público", ha explicado Vázquez, quien también le ha reprochado que el nuevo hospital de Lugo no tenga aún servicios de hemodinámica, medicina nuclear y radioterapia, para lo que le ha ofrecido una solución: "Cierre el palacete de la Xunta en Madrid, ahorre 1,5 millones de euros y ya tendrá dinero para el hospital de Lugo".

Feijóo ha asegurado que en el hospital de Vigo las obras no se han interrumpido y que en ellas "están trabajando 150 personas". Tras reprochar a los socialistas que durante el bipartito no fuesen capaces de poner en marcha las infraestructuras sanitarias que ahora reclamann, ha evitado cualquier compromiso concreto sobre los servicios que reclaman los pacientes de Lugo y sobre la finalización del hospital vigués.

Tampoco ha ofrecido novedades el presidente acerca de los contratos con Pemex, tras escuchar las acusaciones del nacionalista Jorquera respecto a la situación del sector naval. "Cuando usted llegó al Gobierno, Galicia era la primera potencia del sector en el Estado. Ahora ya estamos por detrás de Euskadi y Asturias. Se han destruido 2.300 empleos directos en Ferrol y 11.000 en Vigo", le ha recriminado el portavoz del BNG. El presidente ha culpado de la situación al Gobierno socialista de Zapatero al tiempo que cargaba contra la empresa pública Navantia, bajo el control del Ejecutivo de Rajoy y propietaria de los astilleros de Ferrol: "Estoy decepcionado con su política comercial. Llevan seis años sin conseguir un contrato. No acepto excusas de Navantia".