Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boluda ridiculiza el nuevo AVE entre Alicante y Madrid: “Es un tren lechero”

Los empresarios exigen a Fomento más frecuencias diarias y menos tiempo de viaje

Los empresarios, Boluda, Garrigós, Jiménez y Félix, en Alicante.
Los empresarios, Boluda, Garrigós, Jiménez y Félix, en Alicante.

El presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), Vicente Boluda, no se cortó un pelo a la hora de enjuiciar las diferentes frecuencias con que el tren de alta velocidad unirá Alicante con Madrid: “En otros países lo llaman un tren lechero”.

La contundencia de Boluda reflejaba la parte más ácida con que los representantes de los empresarios de la Comunidad Valenciana acogieron la oferta del AVE Alicante-Madrid que se  inaugurará el próximo lunes, y que entrará en servicio el martes. Los dirigentes empresariales, Federico Félix, Vicente Boluda, Moisés Jiménez y José Enrique Garrigós se quejaron del “retraso” de una inauguración que debía haberse celebrado hace años, pero sobre todo criticaron el excesivo tiempo de viaje y las escasas frecuencias. Un informe de la propia Cámara de Comercio cifraba en 184 frecuencias semanales las necesarias para atender la demanda; sin embargo, solo habrá 113.

Pese a las críticas, los empresarios mostraron su satisfacción por la puesta en marcha de esta infraestructura que consideran una “herramienta fundamental para la recuperación económica”, en palabras del presidente de la Cámara de Comercio de Alicante, José Enrique Garrigós. Los principales beneficiarios de esta nueva infraestructura serán el turismo, el sector inmobiliario, con la compra de segundas residencias por parte de madrileños, y el sector servicios en general. Este lunes comenzaron a venderse los billetes a mitad de precio durante los primeros días del nuevo tren y se realizaron las simulaciones comerciales, es decir, viajes con pasajeros de prueba.

Los dirigentes de la Fundación Pro-AVE, la Cámara de Comercio de Alicante, la patronal alicantina Coepa y la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) coincidieron en la necesidad de que el Ministerio de Fomente “aumente las frecuencias” y reduzca el tiempo de viaje “por debajo de las dos horas”.

La patronal confía en que el turismo y la construcción se beneficien del tren

El nuevo servicio ferroviario de Alta Velocidad permitirá realizar el viaje entre Madrid y Alicante en 2 horas y 20 minutos, con el trayecto más rápido, y 2 horas y 40 minutos cuando pare en Cuenca, Albacete y Villena.

Boluda, fue muy crítico: “El tiempo es excesivo, y no habrá ningún AVE directo a Alicante en toda la semana, solo uno los fines de semana: y eso creo que eso no es bueno ni para Alicante ni para el turismo, y creo que podrían ahorrar más 25 ó 30 minutos para poder anunciar aunque fuera un AVE en menos de dos horas, y espero que así lo hagan”, apuntó. El empresario recordó que el AVE Barcelona-Madrid son 620 kilómetros y va en dos horas y media, y el AVE de Madrid a Sevilla tarda dos horas y media, para 471 kilómetros, por eso calificó de “barbaridad” que el AVE Madrid-Alicante tarde 2 horas y 20 minutos, pese a ser un trayecto más corto.

Menos contundente se mostró el presidente de la Confederación Empresarial de la Provincia de Alicante (Coepa), Moisés Jiménez, que está “seguro” de que en AVE “en un plazo de 6 meses o quizás menos estará por debajo de las dos horas, bajará de las dos horas y habrá trenes directos”, dijo. Fuentes de Adif explicaron que en los 180 kilómetros nuevos de vía, entre Albacete y Alicante, durante los primeros meses por cuestiones “técnicas” los trenes circularán a 200 kilómetros hora, y no a 300 como en el resto del trayecto. Por eso confían en que con el tiempo se pueda ganar unos 20 minutos de tiempo.

Jiménez espera que “la gran demanda obligará a aumentar no sólo de frecuencias sino poner más trenes directos”. Los empresarios también criticaron que la maquinaria elegida por Fomento para operar este nuevo servicio sean trenes AVE de Alstom, que “ya tienen unos cuantos años” combinados con el Talgo S-112. En Renfe aseguraron que los trenes, algunos comprados en 1992, se reformaron y adecuaron “interior y exteriormente” en 2009.

Los empresarios, en un desayuno de trabajo que celebrarán este martes en Madrid con la ministra Ana Pastor, también aprovecharán para exigirle el cumplimiento de los plazos previstos para la ejecución del tercer carril ferroviario, que se sitúa en el 2015 para su llegada a Castellón y Valencia y en el 2016 para Alicante.