El hombre clave de la trama de las ITV niega tener negocios con Oriol Pujol

Sergi Alsina admite ser amigo íntimo del líder de CDC pero no su socio El empresario admite que pagó a la mujer del político 200.000 euros

El asesor empresarial Sergi Alsina, amigo de Oriol Pujol, ayer a su llegada a la sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.
El asesor empresarial Sergi Alsina, amigo de Oriol Pujol, ayer a su llegada a la sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.ALBERT GARCIA

Son amigos íntimos. Como tales, se cuentan las cosas importantes. Sergi Alsina, empresario, le habla de sus negocios. Y Oriol Pujol, número dos de Convergència Democràtica de Catalunya, le escucha. Ellos y sus familias veranean juntos en Urús, en la Cerdanya. La confianza es tal que los Alsina y los Pujol incluso comparten una cuenta corriente para pagar la luz de las casas del Pirineo. Pese a su intensa relación personal, nunca han compartido negocios ni han participado en proyectos empresariales. Esa es, al menos, la versión que ayer defendió Alsina en su declaración como imputado ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por el caso ITV.

Más información
Un empresario de las ITV desliga a Oriol Pujol de la trama
Un imputado en el ‘caso ITV’ admite que pagó 12.000 euros a un amigo de Pujol
Un alto cargo admite que Oriol Pujol propuso a Tous para varios puestos
Oriol Pujol dice que le guio el “beneficio para Cataluña” en el ‘caso ITV’

La declaración de Alsina, de cuatro horas, fue una exculpación de Pujol. El asesor empresarial, de hecho, comenzó su intervención, sin que nadie le preguntara, con una aclaración: Pujol es su amigo, sí, pero no su socio. Los investigadores sospechan justo lo contrario: que el dirigente nacionalista usó su “peso político” para impulsar, a través de Alsina, una presunta trama que pretendía amañar concursos públicos de estaciones de ITV. Pujol tenía una “participación indirecta”, según los informes de Hacienda, en una empresa creada, presuntamente, para obtener esas adjudicaciones de forma fraudulenta.

Alsina, imputado en la trama de las ITV, explicó que fue contratado por un empresario del sector, Ricard Puignou, que había impugnado la primera adjudicación de ITV convocada por el Gobierno tripartito. Pese a ser uno de los mayores expertos en ITV, Puignou pagó 12.000 euros mensuales a Alsina para que le asesorara. Alsina afirmó que fue fichado por su condición de “buen negociador” y su experiencia en resolver conflictos empresariales. El sector de las ITV andaba inmerso en una batalla judicial. En juego, el modelo de negocio: autorización administrativa frente a liberalización. Puignou, propietario de Certio, era partidario de la primera opción, en sintonía con las tesis de Convergència. Alsina negó, en todo caso, haber sido contratado por su relación de amistad con Pujol, que también está imputado en la causa por tráfico de influencias.

Cronologia del caso de las ITV

Marzo 2012. La filtración de un documento sobre el caso Campeón precipita las detenciones por el caso ITV: los cargos Josep Tous e Isidre Masalles y los empresarios Ricard Puignou, Sergio Pastor y Sergi Alsina.

Julio 2012. Se levanta el secreto del sumario, que revela la implicación del número dos de CDC, Oriol Pujol. Hacienda concluye que "impulsó" la trama corrupta. Pujol niega en el Parlament su implicación en el caso.

Marzo 2013. El TSJC imputa a Pujol por tráfico de influencias después de que lo solicitara la fiscalía. Los jueces creen que usó su "peso político" para lucrarse con el amaño de concursos de ITV. Pujol deja su cargo como secretario general, pero sigue como diputado.

Abril 2013. Pujol niega cualquier relación con una trama corrupta y asegura que intervino en el sector de las ITV guiado por el "beneficio para Cataluña".

Junio 2013. Los imputados en el caso declaran ante el TSJC y exculpan a Pujol.

Mientras cobraba de un empresario de las ITV, Alsina pagaba, a su vez, 2.000 euros al mes al hombre que, después, fue designado por la Generalitat para mediar en el conflicto: Josep Tous, cuya carrera política ha ido siempre ligada a la de Oriol Pujol. El delfín de Artur Mas le propuso para ocupar el cargo de número dos de la Diputación de Barcelona, un nombramiento que se vio frustrado por la detención de Tous, junto a otros empresarios y altos cargos de la Generalitat, en marzo de 2012.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Con la mano derecha, Tous cobraba de la administración por “pacificar” el sector; con la izquierda, cobraba de un íntimo de su padrino político. Pero la tesis que ayer defendió Alsina es otra: los pagos a Tous, dijo, nada tuvieron que con las ITV catalanas. Le contrató, dijo, para que buscara oportunidades de negocio en el sector de la seguridad industrial en Sudamérica. Lo curioso es que parte del trabajo de Alsina para Certio consistía en reunirse con Tous.

Las llamadas telefónicas del sumario revelan que Alsina mantiene informado a Pujol. A los investigadores, tanta comunicación les resulta sospechosa. Según un informe de Hacienda, Alsina es la persona que “facilita los contactos políticos” y “solicita gestiones a nivel político” a Pujol. El empresario, sin embargo, justificó que informaba a su amigo por el “interés político” que suscitaba el asunto; no solo para él, sino también para el partido (Convergència, con cuyas tesis era necesario estar “alineado”) y para el país (Cataluña). Su declaración, en ese sentido, es calcada a la del diputado de CiU, quien dijo que se interesó por las ITV movido por el interés general.

Upprime Energy es la empresa que, presuntamente, se creó para obtener adjudicaciones irregulares. Alsina fue “promotor” del proyecto, aunque finalmente no participó, dijo, porque era “pequeño”. Cuando el proyecto nació, Alsina envió un SMS que levantó las sospechas de la fiscalía: “Oriol y yo muy ilusionados con el proyecto juntos”. Alsina se negó ayer a escuchar las conversaciones (que ha impugnado) pero insistió en que Pujol no fue su socio en ningún negocio. Según Hacienda, el exsecretario general de CDC iba a tener una “participación indirecta” en la empresa para “lucrarse” con la trama corrupta. El informe concluye que Alsina y Pujol “también tienen una relación económica”, más allá de la amistad.

Los vínculos no acaban ahí. La empresa de Alsina, Alta Partners, ingresó 6,9 millones por asesorar en tres importantes reconversiones industriales en Cataluña: Sony, Sharp y Yamaha. Pujol le proporcionó información privilegiada de esas operaciones. También Alsina le facilitaba información; no solo a él, sino también al entonces jefe de la oposición, Artur Mas, y al expresidente de la Generalitat, José Montilla.

Parte del dinero que obtuvo su empresa acabó en manos de Anna Vidal, esposa de Oriol Pujol.  Alsina admitió que contrató a Vidal durante tres años y que, después, siguió contando con su colaboración como asesora. Por esos trabajos en la reconversión de Sharp, la mujer ingresó 200.000 euros. Los investigadores sospechan que la factura podría no corresponder a ningún trabajo.

Sobre la firma

Jesús García Bueno

Periodista especializado en información judicial. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona, donde ha cubierto escándalos de corrupción y el procés. Licenciado por la UAB, ha sido profesor universitario. Ha colaborado en el programa 'Salvados' y como investigador en el documental '800 metros' de Netflix, sobre los atentados del 17-A.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS