Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Navalcarnero tiene prorrogados los presupuestos desde hace cinco años

La interventora municipal ha renunciado y ha sido sustituida por el tesorero

Los últimos presupuestos que el Ayuntamiento de Navalcarnero aprobó datan de 2008. Desde entonces se vienen prorrogando, año tras año, y van cinco ejercicios, pese a las denuncias de la oposición a la gestión de Baltasar Santos, alcalde del PP, que gobierna el municipio de 25.000 habitantes de forma ininterrumpida desde 1995. “Este señor ha arruinado a Navalcarnero. De falsedad en falsedad nos lleva al precipicio. Está actuando como la orquesta del Titanic, tocando la música, a lo suyo, mientras nos hundimos”, critica José Luis Adell, portavoz del PSOE y el regidor anterior de la localidad. El PP cuenta con 12 concejales por los siete socialistas, uno de IU y otro del Partido Democrático Popular (PDAP).

Bajo la apariencia lustrosa de Navalcarnero, con centenares de baldosas de granito copando las principales calles del casco histórico, aguarda una situación económica cuando menos comprometida, y que no resiste ni los mejores requiebros de la ingeniería financiera. A falta de presupuestos, los ingresos de los últimos cinco años están cifrados en 35,1 millones de euros anuales: 7,4 millones por impuestos directos; 14,7 por indirectos; 7,5 en concepto de tasas y otros conceptos; 4,9 en transferencias corrientes; y 374.116 euros en ingresos patrimoniales.

Sin embargo, la recaudación líquida de 2012 se quedó en 19,1 millones, bastante lejos de esos 35 millones que se repiten como un mantra en el último quinquenio. Según recoge el informe del 12 de abril de la interventora, María del Prado de la Asunción Camacho, el desfase principal en 2012 —y los años anteriores— se produjo en el capítulo de impuestos indirectos, con tan solo 136.592,14 euros. Es decir, 14,5 millones por debajo de las expectativas. A su vez, los ingresos procedentes de tasas y derivados se quedaron en 2,4 millones frente a los 7,5 previstos. La mejora en los impuestos directos —ocho millones, un incremento de más de 500.000 euros— y en las transferencias corrientes (8,4 millones, tres millones y medio por encima de lo fijado) no sirvió para cuadrar una balanza en un estado inquietante, con un remanente negativo de tesorería de 52 millones a 31 de diciembre de 2011.

19 millones recaudados frente a los 35 previstos

  • A falta de presupuestos, los ingresos de los últimos cinco ejercicios están fijados en 35,1 millones de euros anuales.
  • La recaudación líquida en el ejercicio 2012 fue de 19,1 millones, casi la mitad menos de los ingresos previstos.
  • El remanente negativo de tesorería fue de 52 millones a 31 de diciembre de 2011.
  • La oposición calcula una deuda de 250 millones.
  • El alcalde desde 1995 es Baltasar Santos, del PP.

La interventora que firma el informe, con 24 millones en derechos reconocidos, ha renunciado al puesto, que en la actualidad ocupa el tesorero municipal, Víctor Soto y cercano al alcalde. “¿Dónde ha ido el importe de la dehesa municipal y de los aprovechamientos urbanísticos? ¡Estamos hablando de 400 millones!”, recalcó Carlos Navarro, del Partido Democrático Popular, en el pleno de ayer. La oposición calcula una deuda de 250 millones. “Al estar los presupuestos prorrogados no se sabe en qué se ha gastado el dinero estos años, vaya a saber lo que afloraría. Quizá por eso no se aprueban unos presupuestos desde hace tanto tiempo...”, agregó Adell.

El pleno fue particularmente tenso y extenso: empezó a las nueve de la mañana y acabó entre los reproches y abucheos de un centenar de vecinos a Santos rozando las dos y media de la tarde. La longitud del pleno se debió a que desde el mes de febrero no se había celebrado ninguno. “Navalcarnero funciona a base de decreto y maquillaje”, resumió Alfonso Ocampo, de IU.

Santos defendió en el pleno su gestión y calificó de “mentiras” y “demagogia” los mensajes procedentes de la oposición. Se escudó en la coyuntura económica para justificar futuros despidos municipales. El Tribunal de Cuentas, por su parte, no ve indicios de delito ni irregularidades en la denuncia que presentaron PSOE y PDAP en octubre de 2011 contra el Ayuntamiento por supuestas irregularidades e ilegalidades presupuestarias, urbanísticas y de contratación, algunas de 1997. “El Tribunal de Cuentas está politizado, es el Tribunal de Cuentos”, afirmó Navarro entre los aplausos de los asistentes al pleno. La oposición barrunta una auditoría del Ayuntamiento el año que viene, ya que se incluiría a Navalcarnero en el calendario de fiscalizaciones del próximo año a petición de la Asamblea de Madrid.

Santos expulsó a uno de los asistentes al pleno por gritar que el alcalde cobraba 6.000 euros. “¡Me voy por mí mismo, chuleta, que eres un chuleta!”, se despidió mientras tres policías municipales con cara de circunstancias y mirada triste se acercaban adonde estaba sentado. El vecino no fue el único desalojado. El portavoz del PSOE siguió el mismo camino, tras protestar y salir en defensa de un paisano que reclamaba una solución por unas grietas que aparecieron en su domicilio. “Tan solo pedimos que el alcalde haga unos presupuestos, porque el dinero del pueblo no es suyo, es de los ciudadanos. Estamos en quiebra técnica”, expresó Adell.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram