Agricultura investiga la muerte de millones de abejas en Girona

Los apicultores sospechan que el foco de la matanza podría ser el uso de pesticidas en las explotaciones cercanas

Abejas muertas en una explotación de Santa Coloma de Farners.
Abejas muertas en una explotación de Santa Coloma de Farners.Joan Maria Carranza

Cuando el pasado sábado Joan Maria Carranza se acercó a su explotación apícola en Santa Coloma de Farners (Selva) se llevó una desagradable sorpresa: miles de abejas muertas llenaban el terreno. “No sabría decir exactamente cuántas han perecido, pero podría superar el millón”, explicó.

Desde el departamento de Agricultura y Medio Natural explicaron ayer que ya se han tomado muestras de algunos ejemplares para determinar el causante de esta extraña muerte.

Carranza, tal y como él mismo admite, es un aficionado que “solo” tiene 22 panales. Cerca de su explotación, Albert Tort gestiona más de 100. “No podría cuantificar la masacre, seguro que se me han muerto más de dos millones de abejas”, aseguró. Contar el número de insectos fallecidos es difícil, por eso Tort calcula las pérdidas económicas: entre 10.000 y 15.000 euros.

Aunque no quieren acusar a nadie en “particular”, ambos sospechan que el origen de esta muerte masiva de abejas, que en la última década ya se ha repetido cuatro veces, está causada por el uso de fitosanitarios en los campos agrícolas cercanos. A pesar de que ya ha acabado el periodo de floración de los árboles frutales el polen de las plantas “más pequeñas de las explotaciones podrían haberse contaminado con los pesticidas”, aseguraron ayer.

Para evitar la muerte de abejas, las etiquetas de los insecticidas, principalmente los neonicotinoides, prohíben su uso cuando los árboles de la explotación estén en floración o bien cuando otras plantas cercanas estén en ese proceso.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50