Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La larga marcha de ERC para rehabilitar a Lluís Companys

Esquerra acude a la justicia universal en Argentina para anular el juicio del presidente fusilado

Lluís Companys.
Lluís Companys.

Cada 15 de octubre, de madrugada, centenares de militantes de Esquerra Republicana (ERC) se acercan al Fossar de Santa Eulàlia del castillo de Montjuïc para honrar la memoria del presidente de la Generalitat Lluís Companys, fusilado en 1940 en ese lugar tras un juicio sumarísimo. Pero ERC no se contenta con el homenaje y desde que se instauró la democracia batalla para lograr la anulación de aquel consejo de guerra.

Como de momento no lo ha logrado, el partido abrirá una nueva vía: la justicia universal. ERC se querellará en Argentina contra el Estado español para pedir la anulación del juicio a Companys y a otros 45 cargos republicanos fusilados por el franquismo, sumándose a una querella abierta por las víctimas de la dictadura.

“Companys es el icono de todas las sentencias. Si se conseguía ganar la batalla ideológica del presidente, inevitablemente se tendrían que anular todas las condenas”, apunta el diputado en el Congreso Joan Tardà, que siempre se ha topado con una negativa cuando ha tirado adelante iniciativas parlamentarias en este sentido.

Tardà lamenta la ocasión perdida con la Ley de la Memoria Histórica, aprobada en 2007. “ERC no votó a favor de la ley porque los tribunales se declaraban ilegítimos, y no ilegales. Si se reconoce que son ilegales, las víctimas podían recurrir”, recuerda. Pese a que la vicepresidente del Gobierno del PSOE, María Teresa Fernández de la Vega, anunció en 2004 que se procedería a la anulación del juicio, todo quedó en un homenaje y en un documento de reparación entregado a la familia.

El paso más cercano lo dio la Fiscalía, que a petición de la Generalitat concluyó en 2010 que no debía anular la sentencia porque, con la ley en la mano, las condenas “son nulas de pleno derecho”. Un gran paso, pero no suficiente para ERC y las asociaciones que luchaban por la causa. “Enviamos una petición al Tribunal Militar para lograr la certificación de nulidad de la sentencia de otra víctima y nos respondieron que no podía ser porque reclamábamos una cosa que la ley no permitía”, lamenta Josep Cruanyes, presidente de la Comissió de la Dignitat.

ERC espera ahora que la vía de la justicia universal sirva para lograr la definitiva nulidad del juicio a Companys. “Si la justicia universal funciona, y en este sentido Argentina es un Estado que en estas cuestiones de crímenes contra la humanidad tienen sensibilidad, puede tirar adelante", confía Cruanyes.

“De acuerdo con el derecho internacional, no es que pueda, sino que debe prosperar", afirma Manuel Ollé, profesor de derecho penal internacional de la Universidad Rey Juan Carlos. Ollé resume el fundamento de la justicia universal : “Es un mecanismo procesal que permite el enjuiciamiento de los crímenes contra la humanidad en cualquier jurisdicción interna, con independencia del lugar en el que se hayan cometido y la procedencia de víctimas y victimarios”. En España su aplicación está limitada desde 2009 a los crímenes que competen al Estado, pero previamente permitió que el juez Baltasar Garzón ordenase la detención del dictador chileno Augusto Pinochet.

La justicia argentina decidirá. “Poco más se puede hacer ya”, apunta la nieta del presidente, residente en México. Maria Lluïsa Gally recibió con satisfacción el desagravio del Gobierno, pero es poco optimista: “La anulación no nos lo darán nunca”.

.