Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig y Gómez quieren blindar la sanidad pública en la Constitución

El dirigente del PSPV dice que Fabra y González son “líderes débiles”

Los dirigentes socialistas de Valencia, Ximo Puig, y Madrid, Tomás Gómez (izquierda), en la sede del PSPV en Valencia.
Los dirigentes socialistas de Valencia, Ximo Puig, y Madrid, Tomás Gómez (izquierda), en la sede del PSPV en Valencia.

Los socialistas valencianos y madrileños comparten muchos años de oposición al PP. El líder del PSPV-PSOE, Ximo Puig, calificó este viernes de “débiles” los liderazgos de Alberto Fabra e Ignacio González, en una y otra comunidad, y arremetió contra Fabra: “No hacía falta el escándalo del coach personal para saber que no hay liderazgo”. El secretario general del PSM-PSOE, Tomás Gómez, evocó el otrora denominado “eje de la prosperidad” Madrid-Valencia-Baleares. “Lo que hay es un eje de privatizacion, desmantelamiento de servicios públicos y corrupción”, afirmó.

Sobre el desmantelamiento de de la sanidad giró el encuentro que ambos mantuvieron este viernes en Valencia. Puig destacó que este año se ha recortado en 500 millones el presupuesto de la sanidad pública valenciana mientras aumentaba en 20 millones el dinero destinado a las concesiones privadas. El líder de los socialistas valencianos anunció un “plan de rescate de todos los hospitales y departamentos privatizados” y una iniciativa conjunta con los socialistas madrileños para proponer el “blindaje” de la sanidad pública universal y gratuita en una eventual reforma de la Constitución.

Gómez, por su parte, prometió volver a “poner las cosas en su sitio”. El dirigente del PSM-PSOE se remontó a la ley general de sanidad de 1986 (Puig recordó que fue Ernest Lluch quien la impulsó) y abogó por revertir las privatizaciones y suprimir el copago, que calificó como un “impuesto a la enfermedad”. El dirigente madrileño defendió una financiación suficiente y equitativa de la sanidad en todas las comunidades autónomas y, a preguntas de los periodistas, aseguró compartir con Puig la idea de que la financiación de derechos públicos como sanidad o educación tenga carácter finalista, aunque no profundizó más en la revisión del modelo de financiación autonómica.

Puig insistió en las “similitudes” madrileño-valencianas para citar casos como Eurovegas y Terra Mítica y la destrucción del sistema de cajas de ahorros. Ambos reclamaron que se devuelva a los afectados por las preferentes su inversión. “No puede pagar el estafado, tienen que pagar el estafador”, sentenció Gómez.