Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Espadaler mantiene el uso de pelotas de goma en los antidisturbios

Interior prohibirá asistir a una manifestación con el rostro tapado

El consejero de Interior, Ramon Espadaler, ayer en su comparecencia en el Parlament.
El consejero de Interior, Ramon Espadaler, ayer en su comparecencia en el Parlament.

Ni sí, ni no, ni todo lo contrario. Es el resumen de la comparecencia ayer en el Parlament sobre el modelo de orden público en Cataluña. Durante más de tres horas, los diputados de todos los grupos parlamentarios expusieron sus puntos de vista, sin entrar en cuestiones concretas, sobre el modelo que debe aplicar la policía catalana.

El consejero de Interior, Ramon Espadaler, arrancó su comparecencia dando su “apoyo y confianza” a los antidisturbios, en un clima de polémica sobre el uso de las pelotas de goma, después de que Ester Quintana perdiese un ojo, presuntamente por pelotazo en la huelga general de 14-N en Barcelona.

El objetivo inicial de la comisión era analizar la pertinencia o no del uso de pelotas de goma y conocer un informe sobre este tipo de armas. Pero Interior ha abierto el abanico y la ha transformado en un estudio sobre el modelo de orden público, que durará varias sesiones. Al acabar, en declaraciones a periodistas, Espadaler admitió que por ahora los Mossos no renuncian a las pelotas de goma.

Espadaler desgranó datos sobre las manifestaciones y sobre la excepcionalidad del uso de las pelotas. Pero evitó casi en todo momento referirse a las bolas de goma, a las que llamó eufemísticamente “herramientas robustas”. “Es el vocabulario que se usa en Europa”, se excusó, cuando se lo reprocharon los diputados. A lo máximo que llegó el consejero en su compromiso sobre este tipo de armas es “avanzar en la regulación” y hacer “aún más excepcional” su uso.

“Si hace falta, pediré perdón por algunos hechos que aún deben esclarecerse”, dijo en referencia clara al caso de Quintana. Unas disculpas que luego extendió al resto de las personas que puedan haber resultado heridas por “las consecuencias de la actividad de los Mossos”. Se pueden cometer “errores”, dijo.

La policía usa la fuerza “solo cuando es estrictamente necesario para combatir el orden público”. Y repitió machaconamente que los agentes “no disuelven manifestaciones, sino actos violentos”. A lo que los diputados de ICV-EUiA, Jaume Bosch, y de la CUP, David Fernández, le respondieron preguntando qué tipo de manifestación violenta se producía en la plaza de Catalunya el 27 de mayo de 2011, cuando los agentes barrieron a porrazos a los indignados.

El diputado del PP Pere Calbó le agradeció el documento “técnico” elaborado por Interior de un centenar de páginas en el que se habla sobre los modelos de orden público. “Pero no da cumplimiento a lo que pedía el Parlament”, añadió, en referencia al análisis del uso de las pelotas de gomas que debería haberse entregado. Luego lanzó una quincena de preguntas sobre las políticas concretas del Espadaler, muchas de las cuales quedaron sin respuesta. Se ha perdido la oportunidad de “profundizar” sobre las alternativas a las pelotas de goma, reprochó Calbó.

Espadaler mencionó las diferentes opciones existentes en Europa: los cañones de agua, gases lacrimógenos, los perros y la policía a caballo. Todas ellas prácticas igualmente lesivas. Aunque en la primera jornada de la comisión no se detalló las ventajas y los inconvenientes de cada uno de los sistemas.

“No se atreve a romper con el legado de Puig en el orden público”, le afeó Bosch, después de que Espadaler anunciase que seguirá adelante con la política de su antecesor de impedir por ley ir a una manifestación con la cara tapada. Además, anunció la presentación de un escrito de denuncia en la comisión de Interior porque el informe presentado ayer no responde al mandato del Parlament. “Ni siquiera son citadas las víctimas de las pelotas en el informe”, que “diluye totalmente la cuestión de las bolas de goma”, reprochó.

“No queremos que ningún policía utilice más proyectiles que no saben adónde van a parar y que nunca más un ciudadano se quede ciego por eso”, pidió Fernández.

Espadaler aseguró que están dispuestos a “debatir todo, con límites y líneas rojas”, que es la necesidad de “herramientas robustas”. “Sería ingenuo pensar que todo se puede resolver con la mediación”, aseguró. Por lo que concluyó que “no se puede prescindir de las pelotas, rotundamente, no”.