Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vagones rumbo a Australia

El Ayuntamiento alquila los vagones de la línea Vélez-Málaga que aún no ha pagado para ahorrarse 300.000 euros al año

Los recortes frenan el metropolitano de Alcalá de Guadaíra, que está al 75%

El Ayuntamiento de Vélez-Málaga suspendió el servicio del tranvía por su coste. Ampliar foto
El Ayuntamiento de Vélez-Málaga suspendió el servicio del tranvía por su coste.

El tranvía de Vélez-Málaga fue el primero que se puso en marcha en Andalucía. Fueron 3,5 kilómetros que, desde octubre de 2006, conectaban con el núcleo costero de Torre del Mar. Así fue hasta junio del año pasado, cuando el Ayuntamiento decidió paralizarlo al no poder asumir el déficit del servicio. De hecho, una segunda línea, de 1,2 kilómetros, nunca llegó a abrirse. Los tres vagones del tranvía llevan, por tanto, casi un año estacionados.

Consciente de que el tranvía supone una carga incluso estando parado, el alcalde de Vélez-Málaga, Francisco Delgado, del PP, ha decidido alquilar los vagones, que en las próximas semanas tomarán rumbo a la ciudad australiana de Sidney. La propuesta planteada por CAF, que fue la firma que construyó los vagones, es un arrendamiento por dos años, pero en el caso de que el Ayuntamiento decida retomar el servicio podrá disponer nuevamente de los vehículos en un plazo máximo de 30 días. “Nos permitirá equilibrar las cuentas del servicio de transportes y no supone la desaparición del mismo”, indica Delgado. El Ayuntamiento ingresará 200.000 euros anuales por el alquiler, más otros 100.000 que se ahorrará de mantenimiento.

El tranvía de Vélez-Málaga, que tuvo un coste de 40 millones, fue impulsado por el exalcalde socialista Antonio Souviron. Y, al igual que ocurrió en Jaén, fue con la llegada al gobierno municipal del PP cuando el servicio quedó herido de muerte. Antes incluso de acceder a la alcaldía, Francisco Delgado ya advertía de su “ruina”, y vaticinaba lo mismo para el de Jaén en sus visitas a esta capital para apoyar al entonces candidato popular jiennense José Enrique Fernández de Moya.

El Ayuntamiento estima un déficit de 2,5 millones para justificar el cierre del tranvía, que fue perdiendo viajeros año tras año. El alcalde insiste en que “sin la implicación de la Junta en la subvención del 50% del déficit de explotación del tranvía, este sistema y el resto del sistema tranviario andaluz no son viables”. Sin embargo, desde la Agencia de Obra Pública de la Consejería de Fomento se achacan las pérdidas al “solapamiento” de líneas que se produjo al coincidir en una misma concesión los servicios de autobús urbano y tranvía.

Mientras tanto, el pleno del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) aprobó en días pasados, por unanimidad de todas sus fuerzas políticas, PSOE, PP, PA e IU, una moción para reclamar a la Consejería de Fomento que finalice las obras del tranvía, que se encuentran actualmente al 75% de ejecución. Es un metropolitano con un trazado de 12,5 kilómetros de longitud y 11 paradas, y que supone una prolongación de la línea 1 del Metro de Sevilla.

Esta línea se ha ralentizado como consecuencia de los ajustes presupuestarios del Gobierno andaluz. “Se va a hacer una reprogramación y se está trabajando para intentar reanudar las obras en cuanto las disponibilidades presupuestarias lo permitan”, indican fuentes de Fomento. Desde la Junta se han invertido ya 76 millones de euros, en concreto en la construcción de los dos primeros tramos, Montecarmelo-Cabeza Hermosa y Cabeza Hermosa-Parque Tecnológico. El tercero de los tramos, entre el Parque Tecnológico y la Universidad Pablo Olavide, que consta de 4,2 kilómetros y dos paradas, tiene culminada la cimentación del puente sobre el río Guadaíra y un viaducto. Desde el Ayuntamiento no se ha ocultado la preocupación por la paralización de este ramal.

“Sería de una irresponsabilidad política brutal mantener paradas las obras”, indicó Dolores Aquino, portavoz del PA, que es el grupo que impulsó la moción a favor del metropolitano en esta ciudad de casi 80.000 habitantes. La conveniencia del tranvía, añade Aquino, es aún mayor teniendo en cuenta la inexistencia de una línea de trenes de cercanías que conecte con la capital hispalense, así como el recorte en las líneas de autobuses.

Más información