Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aborto divide también a Unió y Convergència

Las disensiones de la federación sobre el proceso soberanista se extienden ahora a la ley de interrupción del embarazo

La diputada Marina Geli. Ampliar foto
La diputada Marina Geli.

El proceso soberanista ha generado más de una discusión en el matrimonio que forman Convergència Democràtica y Unió, una federación que siempre ha gozado de una mala salud de hierro. Pero no solo la independencia divide a CiU: también el aborto genera discrepancias en la federación. La división, a diferencia del independentismo, no les genera ningún problema político, y ayer lo demostraron en el Parlament, donde se pusieron de acuerdo para votar diferente una moción.

El Partit dels Socialistes presentó una moción parlamentaria para rechazar la reforma de la ley del aborto que prevé impulsar el Gobierno central. “Las mujeres también queremos tener el derecho a decidir”, ha planteado la diputada socialista Marina Geli. El texto salió adelante con el voto a favor de CDC, PSC, ERC, ICV y la CUP, los votos en contra del PP y las abstenciones de Unió y Ciutadans. La moción sirvió para que el Parlament rechace la posible reforma de la ley orgánica de salud sexual porque “comporta un retroceso en la libertad de decidir de las mujeres sobre su propio cuerpo y en la garantía de los derechos sexuales y reproductivos”. El texto también reclama al Gobierno catalán que impulse políticas sobre salud reproductiva que evite los embarazos no deseados.

El PP se quedó solo defendiendo la reforma que prepara el ministro Alberto Ruiz Gallardón

Ante la imposibilidad de consensuar una posición, el grupo parlamentario de Convergència i Unió ha votado por separado. CDC dio libertad de voto. La diputada Marta Pascal argumentó que la cuestión del aborto trasciende la política y la ideología, y atañe a un posicionamiento personal para justificar el voto libre, que se da en contadas ocasiones en la Cámara.

La mayoría de diputados de CDC votaron a favor de la moción. La consejera de Educación, Irene Rigau —que conserva el acta de diputada— se diferenció de la opción de sus compañeros en algunos de los puntos: Rigau optó por la abstención donde se rechazaba la reforma del aborto y no votó en el apartado que defendía la interrupción del embarazo. La también diputada de CDC Glòria Renom se abstuvo en todos los puntos, tomando el mismo posicionamiento que los parlamentarios de Unió, que votaron en bloque. La diputada democristiana Maria Mercè Jou apuntó que el aborto se debe abordar “de forma rigurosa” y no saldarse “con una moción”. El mismo argumento usó Ciutadans para abstenerse.

El PP se quedó solo defendiendo la reforma que prepara el ministro Alberto Ruiz Gallardón. La diputada popular Marisa Xandri defendió su posición tomando la expresión que más suena estos días en la política catalana: “Los concebidos pero no nacidos también tienen derecho a decidir”.