Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Degustación del arte de ahora

CentroCentro Cibeles expone un centenar de obras de 76 artistas españoles y foráneos escogidas de la colección privada de la galerista Helga de Alvear

Instalación del artista estadounidense Jason Rhoades de 2005. Ampliar foto
Instalación del artista estadounidense Jason Rhoades de 2005.

Una buena muestra de lo que se está haciendo ahora, tanto en España como fuera. Fotografías, pinturas, instalaciones, vídeos, esculturas… 103 obras de vanguardia de 76 artistas nacionales y extranjeros componen “la exposición de arte contemporáneo más importante que puede verse actualmente en Madrid”, según María de Corral, comisaria de La colección Helga de Alvear. El arte del presente, que se presentó ayer en CentroCentro Cibeles, para la que ha seleccionado piezas de esta galerista y coleccionista nacida en Kirn (Alemania, 1936). Una oportunidad para recorrer el arte actual disponible hasta el 3 de noviembre.

“Es la primera vez que se exponen juntas buena parte de estas obras”, pertenecientes a la fundación Helga de Alvear de Cáceres, donde cada seis meses se cambia la oferta al público. Quien se acerque a la sede del Ayuntamiento madrileño podrá echar un vistazo a creaciones de distintas disciplinas artísticas entre los años noventa y los 2000, “justo desde el momento en el que Helga empezó a ser una coleccionista propia, sin influencias”, subraya Corral.

Esta crítica de arte ha estructurado la muestra en varios apartados: “Uno de ellos trata de la relación que tienen las personas con su cuerpo y con los demás”, representada en las obras de los fallecidos Louise Bourgeois y Juan Muñoz. Otro aspecto abordado es “la vida en las grandes ciudades” y una mirada crítica “a los extremos a los que nos está llevando la globalización”.

Helga de Alvear es poseedora de una de las colecciones privadas de arte contemporáneo más importantes de Europa, adquirida en las últimas cuatro décadas y que hoy suma cerca de 2.000 obras, una ocupación que ella misma calificó ayer de su “único vicio”. Fue una de los galeristas que fundó en 1982 Arco, la feria de arte contemporáneo más importante de España, y en 1995 creó su galería. Hace tres años, Alvear donó su colección privada a la ciudad extremeña tras los noes del Ministerio de Cutura y de varios museos.

El recorrido incluye fotografía, pintura, instalaciones, vídeos y esculturas

En la presentación de ayer Alvear se refirió, cómo no, al mal momento de las galerías por el IVAzo del 21% pero reivindicó esa labor: “No voy a dejar de serlo, me divierte muchísimo ser galerista”.

Para esta exposición, la comisaria Corral ha escogido artistas predilectos de la coleccionista, como el madrileño Santiago Sierra (1966), presente con su vídeo en blanco y negro Palabra quemada, sobre el marinero barrio valenciano de El Cabanyal, donde parte de sus vecinos luchan contra el Ayuntamiento para evitar el derribo de sus casas por la ampliación de una avenida. Una obra que llama la atención sobre la destrucción de las ciudades. Y de las urbes, a las personas. Del belga Francis Alÿs puede verse su serie de diapositivas Ambulantes, que retrata en plena faena a trabajadores que acarrean todo tipo de mercancías.

Foto de las artistas británicas Jane y Louise Wilson. ampliar foto
Foto de las artistas británicas Jane y Louise Wilson.

Otro gran atractivo es la videoinstalación del artista chino Ai Weiwei 258 Fakes, compuesta de 12 pantallas que recogen “imágenes de sus exposiciones y de su forma de trabajar, es una reflexión sobre sí mismo”, explica Corral, que también menciona al canadiense Jeff Wall, “uno de los grandes fotógrafos, que trabaja habitualmente sobre la emigración y la marginación”, como demuestran sus desasosegantes instantáneas.

Estamos ante una panoplia de creadores que se caracterizan por “tocar los temas de forma muy diferente”, dice Corral, para quien las obras elegidas responden también a la personalidad y la forma de coleccionar “en libertad” de Helga de Alvear, que teorizó: “Todo lo que es expresión de arte es arte, y lo único importante es que sea bueno”. Su receta consiste en mirar una y otra vez una obra: “Si me emociona siempre es que tiene valor para ser expuesta y ser comprada”.