Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detectado un brote de gripe aviar en una granja de gallinas de Cataluña

El grado de afectación se considera bajo

Los animales han sido sacrificados y las instalaciones desinfectadas

La granja de Segrià. Ampliar foto
La granja de Segrià.

La Generalitat ha confirmado la existencia de un brote del virus H7N1 de gripe aviar en una granja de gallinas reproductoras de Cataluña, el primero en Cataluña, lo que ha obligado al sacrificio de todos los animales (12.000 gallinas reproductoras y 1.000 gallos) y a la desinfección de las instalaciones. Las autoridades insisten en que no supone un problema de salud pública ni alimentaria.

El brote fue detectado el pasado 14 de mayo por el veterinario de la propia explotación en aplicación del Plan de Vigilancia de la Sanidad Avícola de Cataluña.  "La granja ha actuado con gran profesionalidad. El veterinario detectó un pequeño incremento de la mortalidad de las gallinas y una menor puesta de huevos. Tomó muestras, que envió al laboratorio del departamento", explica Joaquím Xifra, subdirector general de ganadería y responsable de salud animal en la Generalitat. 

Tras los primeros análisis y ante la sospecha de que se trataba del H7, se procedió a tomar más muestras, que se enviaron al laboratorio de referencia del ministerio de Medio Ambiente en Algete. Allí confirmaron que era un brote de H7N1 con un grado de afectación considerado bajo, según el informe sobre el mismo que se encuentra en la web del departamento de Agricultura de la Generalitat. Es decir, "que es poco patógeno para las aves", añade Xifra.

Sanidad subraya que solo afecta a las aves

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha subrayado que el virus H7N1 afecta exclusivamente a aves. Fuentes del departamento que dirige Ana Mato han precisado que este tipo de virus es de baja patogenicidad, que no hay constancia de contagio en humanos por el mismo y que no guarda ninguna relación con la cepa de gripe aviar H7N9, que ya ha causado cerca de una treintena de muertos en China.

El caso de este virus, un H7N1, que afecta a las aves y que difícilmente se transmite a los humanos, ha afectado a una granja de casi 13.000 aves de Gimenells i el Pla de la Font (Lleida) y los síntomas remitieron dos días más tarde de activarse el protocolo de medidas preventivas para estos casos.

La Organización para la Sanidad Animal (OIE) considera el brote cerrado con la muerte de los 133 animales afectados y el sacrificio de 12.225 que compartían granja con ellos. También se destruyeron los huevos y el pienso. El departamento de Agricultura asegura que no hay ninguna granja de animales más en un kilómetro a la redonda de la explotación aviar, perímetro que en cualquier caso estará bajo vigilancia durante los próximos 30 días.

El H7N1 es un virus que generalmente no se transmite a humanos, por lo que la población no ha estado en riesgo. tampoco ha habido ningún empleado de la granja afectado. Esto es común a casi todos los H7, aunque precisamente un virus de este tipo, el H7N1, es el que ha causado el último brote en China, y ahí sí ha habido transmisión a personas (con una mortalidad de más del 50% entre las personas identificadas como infectados).

En Gimenells, donde hay mucha cabaña de porcino y de vacuno, las explotaciones avícolas son insignificantes por las dimensiones con las que se trabaja en el sector, según ha manifestado el alcalde Albert Aldavert. “Al ayuntamiento no se nos ha comunicado oficialmente nada sobre la aparición del brote, lo que indica que no ha sido nada grave”, ha afirmado Aldavert.

En el municipio hay dos empresas que se dedican a la cría de pollos. La supuestamente afectada por el virus H7N1 tiene dos granjas, una en cada extremo del término municipal. “No tenemos nada que decir sobre el caso”, señaló un familiar del propietario de esta explotación.

A raiz del caso, Hong Kong ha anunciado la prohibició temporal de la importación de aves de corral y productos avícolas, incluidos los huevos, procedentes de Cataluña, según informa 324.cat.