Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“A los críticos nos perseguían y amenazaban”

Juan Carlos Ruiz, exdirigente del Sindicato de Obreros del Campo y concejal de Villanueva del Río y Minas, pide una renovación generacional de la formación

Juan Carlos Ruiz, exdirigente del Sindicato de Obreros del Campo y concejal de Villanueva del Río y Minas. Ampliar foto
Juan Carlos Ruiz, exdirigente del Sindicato de Obreros del Campo y concejal de Villanueva del Río y Minas.

Juan Carlos Ruiz (Villanueva del Río y Minas, Sevilla, 1971) ha formado parte del comité ejecutivo del Sindicato de Obreros del Campo (SOC), para el que creó la delegación de Almería y con el que trabajó, principalmente, en los campos de inmigración y juventud. Ahora es concejal independiente de su localidad y delegado de Desarrollo.

Pregunta. ¿Por qué dejó el sindicato?

Respuesta. Fue en un congreso donde se decide dar marcha atrás y cambiar la dirección colegiada por la secretaría general unipersonal. Unos compañeros, que representábamos el 30% de los afiliados, pensábamos que la dirección de los órganos deberían ser compartidos, que se debería fortalecer la organización.Se creó un malestar profundo dentro del sindicato y a los que nos organizamos como sector crítico se nos negó todo. Se nos perseguía. Yo recibí amenazas telefónicas, a Manuel Lara le acosaron en su casa y le intentaron agredir; contra José Fernández distribuyeron panfletos...

P. ¿En ese momento lo dejan?

R. A nosotros nos apartan. En ningún momento hay un escrito. La dirección deja de contar con los pueblos críticos, no se nos tenía en cuenta ni se nos apoyaba.

P. Pero sigue defendiendo el sindicato.

R. Estoy de acuerdo con las políticas para defender la dignidad del trabajador, con las ocupaciones, con que la tierra sea para quien la trabaja, con la modulación de ayudas para que no beneficien a los terratenientes. Hay muchas cosas que nos unen. Nos dividía solo que no nos parecía razonable ni decente que el sindicato solo busque la foto. Creemos que debe haber una renovación generacional porque hay mucha gente válida para adaptarse a los tiempos actuales, a retos nuevos. Y, sobre todo, que el sindicato debe ser democrático.

P. ¿Y no lo es?

R. Cuando formamos el grupo crítico no lo fue. No teníamos nada personal contra Diego Cañamero o Juan Manuel Sánchez Gordillo; defendíamos un sindicato con ellos dentro.

P. ¿Tiene futuro el sindicato?

R. Tiene futuro el movimiento obrero. El sindicato con el modelo que había antes era una herramienta muy útil para los trabajadores. Ahora, lo que queda es lo que se ve en la tele y no es el mejor sindicato que se podría crear.

P. ¿Y Marinaleda?

R. Juan Manuel vive de forma modesta. Tiene cosas buenas y defendibles, pero no ha aceptado que haya gente que pueda discrepar.