Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exmédico de Quatre Camins admite “cierta contundencia” con los presos

Xavier Martínez, acusado de golpear a ocho reclusos, niega "absolutamente" las agresiones

Ambiente en el exterior de la Audiencia donde se celebra el juicio por agesiones a los reclusos tras el motín en Quatre Camins.  Ampliar foto
Ambiente en el exterior de la Audiencia donde se celebra el juicio por agesiones a los reclusos tras el motín en Quatre Camins.

El exsubdirector médico de la cárcel Quatre Camins Xavier Martínez, que afronta ocho años de prisión por maltratar presuntamente a varios internos amotinados, ha admitido hoy "una cierta contundencia" en el trato a los reclusos pero ha negado "absoluta y radicalmente" las agresiones.

Martínez ha declarado esta mañana en el juicio iniciado en la Audiencia de Barcelona contra él y otros ocho funcionarios acusados de pegar a una quincena de internos durante su traslado a otras cárceles catalanas una vez sofocado el motín ocurrido en esa prisión de La Roca del Vallès (Barcelona) en mayo de 2004.

El juicio se ha iniciado este lunes en la sección quinta de la Audiencia de Barcelona, sin que, en una decisión insólita, la sala haya permitido el acceso a las cámaras para tomar imágenes de los acusados antes del inicio de la sesión, como es habitual en el resto de vistas públicas.

Martínez, que está acusado de golpear a ocho reclusos con una defensa de goma, ha reconocido que fue él quien ordenó personalmente confeccionar un parte de lesiones de cada uno de los 51 presos que iban a ser trasladados, lo que obligaba a que fueran reconocidos por un médico durante "dos o tres segundos".

Pese a negar con rotundidad cualquier agresión, el exsubdirector médico, que en la época de los hechos era interino y ahora ya funcionario, ha admitido que durante los reconocimientos hubo "una cierta contundencia en las acciones contra los presos", que eran "forzados" si no obedecían.

"Si un interno no quería caminar, se le ayudaba a caminar más rápido", ha aclarado el procesado, que ha afirmado que apremiado por el director de Quatre Camins se vio obligado a firmar la lista en que consta las circunstancias del traslado de los presos y el uso de la fuerza con cada uno de ellos, pero que no se hace responsable de ese informe.

El exsubdirector médico de la cárcel ha jugado con las palabras lesionados y heridos en sus explicaciones sobre la situación de los reclusos trasladados: en un primer momento ha reconocido que sólo vio a un máximo de cuatro internos heridos, pero después ha acabado admitiendo que tenían lesiones 19 de ellos.

Tras negar las palizas que se le imputan, Martínez ha apuntado que las denuncias de los reclusos fueron instigadas por letrados del Observatorio para la Prevención de la Tortura, que ejerce la acusación popular en la causa, y se ha negado a contestar a esta y a las acusaciones particulares ejercidas por presos que denunciaron torturas.

Medio centenar de personas se han concentrado esta mañana a las puertas de la Audiencia de Barcelona, tras una pancarta con el lema "Cárcelrturas", y han gritado consignas como "los carceleros torturan y asesinan".