Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE de Ourense sobre el gasto en fiestas: “¿Pedir perdón por qué?”

El alcalde asegura que no va a dimitir salvo que los desalojen con una “mayoría en las urnas”

La edil socialista Áurea Soto, ayer durante el pleno rn
La edil socialista Áurea Soto, ayer durante el pleno

El PSOE de Ourense se enroca y hasta presume de sus polémicos gastos. De nada ha servido la controversia generada en torno a las fiestas con gintonics, cubatas, marisco, chupitos en playas de Mallorca y comidas en Toledo, Madrid, Ciudad Real o A Coruña pagados con fondos públicos correspondientes a la asignación que recibe el grupo municipal. Su portavoz, Áurea Soto, se negó a explicar las cuentas y tampoco se disculpó. “¿Pedir perdón de qué? Siempre se solucionará el mundo porque hay gente como nosotros”, espetó durante el Pleno cuando la oposición interpeló al Gobierno local.

Soto no explicó nada y cargó contra Democracia Ourensana (DO), con dos ediles en la corporación, al deslizar presuntas relaciones de este grupo con empresarios de la construcción. “No hay duda de sus intereses viendo con quién se juntan”, aseguró la socialista. Ante las protestas, el alcalde Agustín Fernández, abroncó a la oposición y alabó a su edil. “Áurea eres un encanto, puedes seguir”, manifestó, entre gritos de los concejales. La agrupación local ignora así a la dirección provincial del PSdeG con la que está enfrentada. Y es que la Ejecutiva en la provincia emitió un comunicado en el que pidió “disculpas a la ciudadanía”. La dirección socialista no respondió a los medios al ser preguntada por la actitud de sus ediles díscolos.

El PP retó al alcalde a mostrar el extracto bancario del grupo municipal o amenazó con “tomar medidas”. Los populares estudian judicializar las presuntas ilegalidades. DO pidió la dimisión de los ediles que disfrutaron de las fiestas, pero según el alcalde ourensano nadie va a dimitir salvo que los desalojen con una “mayoría en las urnas”. Susana Gómez (DO) llamó al regidor y a sus afines “panda de trileros”. “¿Adónde fue el dinero? ¿Son reales los recibos? porque el dinero tal vez fue a algún bolsillo” preguntó la edil de la oposición. El alcalde ourensano tampoco explicó las cuentas, aunque en su intervención garantizó que el préstamo de 21.514 euros concedido al jefe de Tesorería es real. Mientras, el BNG pasa de puntillas por el asunto. Los nacionalistas se han limitado a pedir un debate más calmado que no manche a la institución. Durante el pleno amenazaron con “actuar si el PSOE no actúa”.

La polémica salpicó toda la sesión. Mónica Mourelo (PP) llegó a pedir al regidor que en el próximo pleno ponga en los escaños gintonics en vez de botellas de agua. Susana Gómez (DO) preguntó a la portavoz del PSOE “si se había ido de botellón” antes de sentarse a debatir por sus declaraciones. La tensión salpicó todas las mociones a debate. El portavoz del PP, Rosendo Fernández, incluso llamó “mamarracha” a una edil del BNG que defendía una moción sobre las preferentes y que previamente calificó a los populares de “despreciables” por apoyar la quita aplicada a los ahorradores estafados.

 

Más información