Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP impide que Camps y Olivas expliquen la crisis de la CAM

La oposición acusa a los populares de “desnaturalizar” la comisión de las Cortes

Los diputados de los grupos hablan con el presidente de la comisión, Rafael Maluenda
Los diputados de los grupos hablan con el presidente de la comisión, Rafael Maluenda

El PP coincidió ayer con la oposición en la comisión de investigación sobre la crisis e intervención de Caja Mediterráneo (CAM) en llamar a declarar de nuevo al exdirector del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, y otros exdirectivos del organismo supervisor y del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Sin embargo, descartó las propuestas de la izquierda de que comparecieran en las Cortes Valencianas el expresidente de la Generalitat Francisco Camps y su consejero de Hacienda, Gerardo Camps, así como el también expresidente del Consell y de Bancaja, José Luis Olivas, entre otros.

Una vez concluido el desfile a lo largo de más de un año de 65 de los comparecientes inicialmente previstos, la comisión se tomó una sesión para debatir nuevas declaraciones. Fernández Ordóñez, cuya comparecencia fue propuesta por Esquerra Unida, Compromís y el PP y no por los socialistas, aunque estos votaron a favor, ya alegó en su día, en base a un informe del Consejo de Estado, que su rendición de cuentas sólo puede producirse ante el Congreso de los Diputados. Eso hace muy improbable que él y los responsables del Banco de España y el FROB acudan a las Cortes Valencianas. Sí que lo hará el expresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Julio Segura, que también se amparó inicialmente en un informe del Consejo de Estado pero cuya asistencia consideró viable su sucesora, Elvira Rodríguez, por lo que ha pedido comparecer. De esta última también rechazó la comparecencia ayer el PP. Segura acudirá a la comisión el próximo 13 de mayo. Tampoco prosperó la propuesta de Compromís y Esquerra Unida de que se citara a Josep Oliu, presidente del Banco Sabadell, que adquirió la CAM.

“Es absolutamente incomprensible que responsables políticos como el expresidente de la Generalitat o el que fue consejero de Hacienda no pasen por aquí”, dijo el diputado socialista Ángel Luna, que acusó al PP de pretender “desnaturalizar la comisión de investigación”, cuya función es precisamente determinar responsabilidades políticas sobre lo ocurrido con el sistema financiero valenciano. Vicente Betoret, del PP, alegó que los socialistas no habían pedido que compareciera Fernández Ordóñez y añadió que antes que “los señores Camps”, como les denominó Luna, debería acudir a la comisión la exvicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado. El diputado socialista le replicó que, si quería que compareciera Salgado, debería haberlo pedido. “Les guste o no”, concluyó, “estamos aquí para controlar las funciones del Gobierno valenciano. Algo que está impidiendo la mayoría. Cuando hablan de antisistemas, deberían mirarse al espejo”.

“Lluís Torró, de Esquerra Unida, consideró que el rechazo de las propuestas de la oposición supone “el acta de defunción” de la comisión, cuyas conclusiones “ya están tomadas”. Y vaticinó que el PP impondrá que el exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, es “responsable único y último de los males de la CAM”. Torró había solicitado sin éxito que volvieran a la comisión los exdirectores del Instituto Valenciano de Finanzas Enrique Pérez Boada y Jorge Vela. En eso coincidió Mireia Mollà, de Compromís, que consideró que el organismo de la Generalitat tiene que dar explicaciones de los préstamos irregulares autorizados al expresidente de la comisión de control de la CAM Juan Ramón Avilés y sobre el proceso electoral de 2007. Mollà pidió citar de nuevo al expresidente de la caja, Modesto Crespo, y varios exconsejeros. También propuso que se llamara a la persona redactora de las actas de aquel proceso electoral. lo que fue aprobado. La diputada de Compromís se quejó: “No puedo entender que el PP acepte que llamemos a la cúpula del Banco de España para venir a rendir cuentas y no a la presidencia y los responsables económicos del Gobierno valenciano”.