Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRESUPUESTOS

El PNV toma nota para la próxima vez

El fracaso presupuestario le llevará a procurar de inmediato acuerdos puntuales, con el PSE de referencia

Iñigo Urkullu, en declaraciones a la prensa en Bruselas.
Iñigo Urkullu, en declaraciones a la prensa en Bruselas. EFE

A Mariano Rajoy no le ha sorprendido la retirada de los Presupuestos en Euskadi. Lo sabía. El propio lehendakari le adelantó esta posibilidad durante su encuentro del 3 de abril, en Moncloa, sobre la base de una futura relajación del déficit, pero ya consciente de la dificultad extrema para encontrar un acuerdo parlamentario que le salvara la devolución del proyecto.

Iñigo Urkullu está muy afectado por este duro revés político. Desde el grupo parlamentario del PNV lo rebajan a “preocupación” por “está muy metido en todos los temas”. En cualquier caso, el lehendakari asiste a un fracaso porque capitaliza una retirada inédita de las cuentas, pero, sobre todo, le anida una amargura particular: “no ha encontrado comprensión en los demás hacia la gravedad de la actual situación”, añaden en su entorno. Para EH Bildu, “Urkullu sale muy tocado porque en el PNV dan mucha importancia a este tipo de fracasos”.

Toda la oposición consultada coincide en el “error estratégico” del PNV en el proceso de negociación de los Presupuestos, y con el paso de las horas, también lo asumen en el propio partido jeltzale. Para PSE y PP, “además de que siguen pensando que el país es suyo y de que hay que ayudarles siempre, este vez han demostrado menor habilidad”, dice un dirigen popular. EH Bildu va más lejos: “con nosotros no se puede hablar de que ha habido negociación y se han limitado a dos reuniones protocolarias”, lamenta uno de sus parlamentarios.

Es aquí donde toman cuerpo las críticas muy coincidentes sobre el escenario inicial dibujado por el PNV y, a su vez, al papel desempeñado por el consejero de Economía, Ricardo Gatzagaetxebarria. “No han pasado de explicarnos las líneas generales de los Presupuestos y cuando se han visto apurados querían hablar de todo, pero no había tiempo”, recuerdan desde el PSE-EE.

En el PNV, tras haber extendido la parte de culpa a los demás, empiezan a asumir que “igual estaba equivocado el cálculo sobre la intención de cada partido y creíamos que alguna abstención era posible”, admite uno de sus referentes del grupo parlamentario. Eso sí, mucho más rotundo se muestra este portavoz en negar responsabilidad a Gatzagaetxebarria en el fracaso. “No ha tenido capacidad de maniobra porque no era una cuestión de mover ingresos sino de cambiar partidas de gastos y nadie nos ha propuesto nada”, añade. No obstante, este diario tiene constancia de las quejas en sectores del PNV ante la “poca habilidad” exhibida por Gatzagaetxebarria y que ya han sido trasladadas a Ajuria Enea. Incluso, desde EH Bildu no se oculta la sorpresa por la falta de peso político en los negociadores nacionalistas. “Ni Joseba Egibar ni nadie del EBB se ha dirigido a nosotros. No han entendido que para nosotros hay una cuestión clara de modelo que se habla en términos políticos y luego ya vendrá Gatzagaetxebarria”.

Es patente el grado de “desconcierto” en la oposición por el modelo negociador elegido esta vez por el PNV. Desde EH Bildu sostienen, incluso, que “en realidad siempre han jugado con la opción de ir a la prórroga, pero al final han acabado haciendo un papelón con lo de la excusa del relajamiento del déficit en Bruselas”. En el PP, a su vez, todavía recuerdan cómo “en las tres reuniones que tuvimos con Gatzagaetxebarria nunca hizo una propuesta”. Y finalmente los socialistas, mientras contienen la sonrisa de la vendetta que se cobran por el patinazo nacionalista, cuestionan que el PNV “haya ido a una negociación sin elegir previamente en quién iban a apoyarse”.

A todos ellos, en cambio, les rebaten desde el grupo nacionalista. “Les daba vértigo un acuerdo y nunca han contestado cuál era su alternativa”, dicen. Incluso, recuerdan cómo “el PSE se ha limitado a una enmienda política a la totalidad sin enmiendas parciales porque lo que quería simplemente era la derrota del PNV”. Para este portavoz nacionalista, “el PSE ha ido a por la derrota política del PNV sin importarle la realidad del país y EH Bildu está en otras prioridades y no le preocupa la responsabilidad de la gestión”.

Pero el PNV ha tomado nota de la realidad parlamentaria y, sobre todo, de los principios sobre los que la oposición asienta su estrategia. Así, desde el grupo parlamentario jeltzale se asume “la obligación” de buscar acuerdos. Y lo quieren hacer sin demoras, aunque conscientes, eso sí, de que primero hay que “calmar ahora los ánimos” antes de retomar, sobre todo, un tema nuclear: la fiscalidad.

PP y EH Bildu asumen que serán convivados de piedra en la inmediata negociación sobre fiscalidad que PNV y PSE retomarán desde que quedó estancada en Semana Santa. Los populares saben que sus diez escaños no suman y que su aportación “está en procurar la estabilidad, pero jugando un papel de cara a Madrid”, dicen en el PP. La coalición abertzale va más lejos: “tienen la negociación muy avanzada y así dejarán de jugar sin red aunque a nosotros no nos llamarán”.

El PNV asume ya sin complejos que “la fiscalidad es un asunto que debemos abordar porque creemos en ello”, sustentado así un lenguaje que siempre evitaron durante la anterior legislatura. “Cuando Patxi López hizo un discurso sobre fiscalidad, fuimos receptivos y creamos una comisión, incluso le facilitamos que pudiera haber quedado como el ganador político de que por fin se hablaba de fiscalidad, pero había una cuestión más de fondo como decía Jesús Eguiguren y es que era pronto para entenderse con el PNV y lo que había que hacer era darle avisos”.

En el PNV admiten que los acuerdos puntuales consolidarán al Gobierno vasco y la fiscalidad “será uno de ellos” porque los tiempos “obligan a actuar ya”. De hecho, y como estrategia en función de la experiencia acumulada en la negociación presupuestaria ya tienen situado el punto de partida del diálogo: el PSE les debe una respuesta al borrador sobre fiscalidad que recibieron hace más de un mes.

“¿Que si hemos aprendido la lección?”. “Yo creo que sí”, admitió Joseba Egibar el pasado viernes a este diario.