Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores piden el cese de Pomés, presidente del hospital de Sant Pau

Asegura que el máximo responsable no ha hecho nada para mejorar la financiación del centro

Ayer renunció al cargo el gerente de la institución, Xavier Corbella

Xavier Pomés, presidente de la fundación gestora del hospital de Sant Pau. Ampliar foto
Xavier Pomés, presidente de la fundación gestora del hospital de Sant Pau.

La crisis en el Hospital de Sant Pau se ahonda. Tras la dimisión ayer del gerente del centro, Xavier Corbella, los trabajadores han exigido a los administradores que cesen al presidente del hospital, Xavier Pomés. En una carta dirigida al máximo órgano de gobierno del Sant Pau –la Muy Ilustre Administración (MIA), con representantes de la Iglesia, la Generalitat y el ayuntamiento de Barcelona- el comité de empresa pide la marcha de Pomés porque “lejos de afrontar sus responsabilidades” en la grave crisis financiera y laboral que vive el hospital, pretende “hacer recaer la culpa sobre los trabajadores”, una actitud “inadmisible y vergonzosa”.

Pomés, que fue consejero de Interior y de Salud de la Generalitat en distintos gobiernos de Jordi Pujol, llegó a presidir la fundación gestora del Hospital de Sant Pau hace menos de un año, en plena crisis tras la destitución del anterior gerente, Jordi Varela, y la intervención del centro por parte de la Generalitat debido al enorme agujero financiero de 18 millones de euros acumulado por el hospital en 2011. La relación entre los trabajadores y el presidente se ha ido deteriorando en los últimos meses en los que Pomés les ha acusado de “judicializar la vida del hospital” después de que estos denunciaran diversas irregularidades ante los tribunales por la vía penal. La denuncia, encabezada por la presidenta del comité de empresa, Carme Pérez, ha propiciado la imputación de seis ex altos cargos, entre ellos el propio Varela. El centro atraviesa también un conflicto laboral después de que un tribunal haya obligado a la fundación gestora a devolver 3,3 millones de euros descontados a los médicos en aplicación del decreto de recorte a los funcionarios de la Generalitat. El fallo constata que el hospital depende de una fundación privada participada por la Iglesia, la llamada “fundación patrimonial”, por lo que no puede aplicar el recorte a funcionarios.

En este contexto, Pomés (que preside la fundación gestora, una de las tres en que está dividido el Sant Pau, además de la patrimonial y la dedicada a la investigación) culpabilizó ayer a “algunos trabajadores” de iniciar una “campaña injustificable” contra el gerente que estaría relacionada “directamente” con la baja médica a la que este se acogió antes de presentar su dimisión. En la carta, que el comité de empresa envía también al presidente de la Generalitat, Artur Mas, al alcalde de Barcelona, Xavier Trias, y al capítulo catedralicio de Barcelona, los trabajadores acusan a Pomés de “no depurar responsabilidades” ni tampoco “acabar con las bolsas de ineficacia” del centro.

“Un gestor de su nivel debería saber que no son los trabajadores ni sus representantes los que toman las decisiones de gestión”, dice la misiva. “El máximo responsable de la institución debería estar más preocupado” por regularizar la situación, investigar, depurar responsabilidades y mejorar la financiación, exige el comité de empresa.