Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DRAMA DE LOS DESAHUCIOS

Cáritas recibe una petición cada media hora para los pisos sociales del Ivima

Más de 2.200 aspirantes solicitan una de las 1.000 viviendas en alquiler de la Comunidad

Están destinados a desahuciados y otros colectivos vulnerables

La PAH critica la medida del Gobierno regional: "Es para reírse de los afectados"

Foto: CARLOS ROSILLO | Vídeo: ATLAS

En solo un mes y medio, Cáritas ha recibido más de 2.200 peticiones para los pisos sociales en alquiler que la Comunidad de Madrid ofreció en marzo para familias desahuciadas y para aquellas que están en situación de vulnerabilidad por la crisis. Son 50 solicitudes diarias, una cada media hora para las 1.000 viviendas repartidas por la región que la Comunidad de Madrid puso a disposición de estos colectivos a través del Ivima (el instituto de la vivienda de Madrid), según las estimaciones de Cáritas.

"Esperamos entre 7.000 y 10.000 peticiones en un año, por ahora va muy rápido", señala José Carlos García-Donas, subdirector del programa social Vivienda Integradora de la ONG católica. Las solicitudes se presentan por internet y deben cumplir varios requisitos, recogidos en la web de Cáritas. Son pisos dirigidos "fundamentalmente" a personas en riesgo de desahucio, que hayan visto rebajado su nivel de renta o que vivan en pisos de integración social "destinados a colectivos especialmente vulnerables". La horquilla de renta oscila entre 18.638 para una sola persona y hasta 28.069 para familias con seis o más miembros. Los aspiratnes deberán llevar al menos un año empadronados en la región y garantizar unos ingresos mínimos, lo que en Cáritas llaman "una renta de supervivencia" que supone "unos 400 euros al mes para dos personas, por ejemplo", según el portavoz oficial. Los seleccionados tendrán que prestarse a un programa de "acompañamiento familiar" por el que su situación será revisada anualmente, añade. 

La Comunidad de Madrid ha entregado hoy el primero de esos pisos a un jubilado de 51 años que vive con sus hijos. Desde Cáritas consideran que la cifra de  1.000 viviendas en régimen de alquiler "se tendrá que ir revisando conforme avancen las peticiones y las necesidades", añade García-Donas. Cuando llega una petición, Cáritas la revisa y solicita más documentación. Hasta el momento, han revisado 355 solicitudes. Se han adjudicado 102 viviendas (que se entregarán esta semana, según la comunidad de Madrid), se han admitido al programa otras 27 y se han rechazado 12. Otras 28 familias han adjuntado la documentción y a 118 les falta algún papel, según los datos de la ONG. 

Las familias pagarán un mínimo de 40 euros al mes de alquiler y hasta un máximo del 50% de la renta. La Comunidad de Madrid señalaba hoy en una nota que hay "muchos casos" con alquileres de 40 euros, algo que Cáritas matiza. "De momento, no tenemos ninguno, sí alguno de 50 euros", señala el responsable del programa social.

"Una tomadura de pelo"

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Madrid ha criticado esta medida que considera "una tomadura de pelo", según Felícitas Velázquez, integrante de la plataforma de Afectados por Viviendas Sociales de la PAH. "Dar 1.000 viviendas a Cáritas es reírse de los afectados cuando tienen más de 10.000 vacías con la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo [la de Madrid capital]", según Velázquez. "No entendemos además que la gestión de la vivienda pública se de a una entidad privada y religiosa, cuando tienen personal suficiente en sus oficinas", añade.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >