Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mil personas claman contra la mina de oro, "una herida que no cicatrizará"

Los socialistas de la comarca se unen a las protestas, hasta ahora secundadas por AGE y BNG

Manifestación contraria a la mina, hoy, en Carballo.
Manifestación contraria a la mina, hoy, en Carballo.

Más de un millar de personas convocadas por distintas plataformas y asociaciones de vecinos han rechazado en una manifestación por las calles del municipio coruñés de Carballo la puesta en marcha de la mina de oro de Corcoesto que, conforme ha señalado el escritor Manuel Rivas, "dejará una herida en la zona que no cicatrizará nunca". "Basta con ir a Google para ver las dimensiones de la barbaridad que se quiere cometer en Corcoesto. Esta mina dejará una herida que no va a cicatrizar, es una peste que quieren envolver en celofán", ha asegurado el escritor y miembro de la Real Academia Galega en declaraciones a Europa Press durante su participación en la marcha.

Bajo el lema "Por un aire puro, sin arsénico ni cianuro: no a la mina de Corcoesto", los participantes en la marcha, encabezada por diversas personas de la cultura como Manuel Rivas, han rechazado este proyecto minero que afectará a tres municipios de la comarca, Cabana de Bergatiños (al que pertenece Corcoesto), Ponteceso y Coristanco.

La manifestación ha partido a las 12.30 horas, media hora más tarde de lo previsto, debido a que la otra marcha convocada en la zona, en defensa de la devolución del dinero de las participaciones preferentes, a la que acudieron centenares de personas que, en muchos casos, se unieron luego a la otra protesta, aún no había terminado. Durante el recorrido, los asistentes han mostrado su "enérgico rechazo" a esta mina a través de consignas como "el agua no se vende, se defiende" o "aire puro sin arsénico ni cianuro" pues, como ha explicado Braulio Amaro de la Plataforma en Defensa de Corcoesto e Bergantiños, empleará una "gran cantidad de cianuro que afectará al agua y a los terrenos de toda la comarca" (1,49 toneladas diarias durante los 365 días del año y durante una década de explotación, según los cálculos de la empresa canadiense Edgewater).

Tras recorrer las calles de la capital de Bergantiños, la marcha ha finalizado en los jardines municipales de la Plaza del Ayuntamiento, donde Manuel Rivas, junto a la escritora Rosalía Fernández, han pronunciado el manifiesto redactado por el escritor carballés Xurxo Borrazás, a quien le correspondió la lectura de otro durante una tractorada hace siete días.

"Un fantasma recorre las tierras de Pondal, los valles de Bergantiños, las revueltas del Anllóns, el Monte Branco, Dombate... Ese fantasma tiene aliento de cianuro y se llama Edgewater, empresa canadiense que viene a Galicia no a construir sino a destruir", denuncia el texto leído hoy. Rivas también ha criticado que el modelo de explotación minera que se va a poner en marcha en Corcoesto "es anacrónico y está fuera de tiempo" debido a "la escasa rentabilidad social que tiene" y a los "profundos daños" que generará para el medio ambiente.

Además, en la marcha han participado el portavoz parlamentario de Alternativa Galega de Esquerda, Xosé Manuel Beiras, o el diputado Antón Sánchez; el portavoz nacional del BNG, Xavier Vence, el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, además de diversos miembros del BNG de Carballo. Hasta ahora, estos dos grupos políticos eran los que se estaban significando en contra de la mina, pero esta vez también se han sumado representantes socialistas en la comarca. En la víspera, Francisco Caamaño recurrió al Twiter para anunciar la postura de su grupo, más contundente que antes: "Los socialistas estarán en la manifestación. La mina de Corcoesto es un proyecto sin garantías e incompatible con la sostenibilidad".

En declaraciones a Europa Press, Antón Sánchez ha asegurado que la "lucha contra este proyecto cada vez va a más" y ha celebrado que esta semana la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, decidiese "abrir una investigación de oficio" sobre la puesta en marcha de esta mina. "Esto significa que a la propia Defensora del Pueblo le causaron alarma los datos de contaminación por arsénico y cianuro que contemplan los estudios", ha indicado Sánchez antes de considerar que "este hecho reafirma a la gente que apoya las reivindicaciones contra un proyecto que no tendrá ningún beneficio".

En este sentido, el portavoz nacional del BNG, Xavier Vence ha explicado que este proyecto "agresivo y contaminante" cuenta con la "complicidad" de la Xunta pues "no respeta los requisitos de los informes ambientales y científicos" que deberían cumplirse. Para Vence, este apoyo "es una muestra de la absoluta irresponsabilidad de la Xunta" que "autoriza un proyecto que no reúne los requisitos mínimos exigidos". El Gobierno gallego "muestra una total sumisión a las multinacionales que pretenden explotar los recursos de la comarca y llevar los beneficios a Canadá mientras dejan la comarca contaminada para muchas décadas", ha criticado Vence.

Precisamente, sobre la presencia política en la manifestación, uno de los grupos más activos contra la mina, Salvemos Cabana, ha celebrado que los representantes de los diferentes grupos "no encabezaran la marcha" pues, como ha señalado, a ellos "les corresponde realizar iniciativas en contra de la mina en el Parlamento" mientras que "la lucha en la calle la deben llevar a cabo los vecinos de la comarca".