Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajadores y estudiantes de la UPC irán a la huelga para frenar los 340 despidos

La asamblea celebrada este viernes aprueba un paro a partir del 25 de abril

Un momento de la asamblea celebrada esta mañana. Ampliar foto
Un momento de la asamblea celebrada esta mañana.

La huelga contra los despidos. Trabajadores y estudiantes de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) han decidido este viernes en asamblea que pararán la actividad del campus como medida de presión para impedir que se ejecuten los 340 despidos, de los cuales 90 afectan a personal administrativo interino, que serán despedidos el 1 de mayo, y 250 profesores asociados (que normalmente tienen un trabajo fuera de la universidad), que no serán renovados el próximo curso.

Los sindicatos han apuntado que convocarán la huelga el lunes, y como debe hacerse con 10 días de antelación, hasta el 25 de abril no se puede llevar a cabo la protesta. Hasta que llegue ese día, los sindicatos y las asambleas de las facultades deben decidir qué tipo de huelga será, si parcial o indefinida, como plantean algunos sectores. El problema es que esta opción no es mayoritaria y algunos plantean objeciones.

Del proyecto de reestructuración y de viabilidad de la UPC, que arrastra un déficit acumulado de 111 millones, la parte más afectada será el personal. De este capítulo, la universidad aprobó para este año una reducción de 10 millones, lo que se traducirá en unos 340 despidos. El personal administrativo y de servicios (PAS) serán los primeros en sufrir los recortes. Por ello, un representante de este colectivo ha leído un manifiesto rechazando el tijeretazo. “Nos quieren hacer ver que los despidos son la solución para contener el gasto. Nuestro objetivo es parar los despidos y conseguir un cambio en la mala gestión de la universidad que nos ha llevado a esta situación” Precisamente el PAS es el sector más movilizado en estas protestas y han defendido el encierro que llevan a cabo en el rectorado. “Somos madres y padres que dormimos en el rectorado para parar esta injusticia que no podemos permitir”, zanjaba el manifiesto.

En los próximos días

se decidirá si la huelga

es parcial o indefinida

En la asamblea, a la que han asistido unas 400 personas, también se ha escuchado la voz del profesorado. “Nosotros también somos afectados. Tenemos que hacer más horas de clase”, se ha quejado el docente con contrato de laboral, quien ha pedido más unidad en las protestas. “Hace un año los estudiantes protestaban contra el aumento de las matrículas, nadie los apoyó y al final se subieron los precios”, ha dicho entre aplausos.

La decisión de llegar a la huelga no ha sido fácil. Así lo han reconocido los representantes sindicales, ya que ha habido disparidad de decisiones en las asambleas que durante estos días se han celebrado en las diferentes escuelas de la UPC. “Muchos consideran la huelga como último recurso y se muestran partidarios de hacer otras movilizaciones”, ha terciado Alicia Fernández, presidenta del comité de PAS funcionario de la UPC. “Tenemos que tener la garantía de que la mayoría de la comunidad universitaria está a favor de hacerla”, añadía María José Saura, responsable de Universidades de CC OO. “Hay profesores que no se lo pueden permitir, porque no pueden estar un mes sin cobrar”, se ha quejado un docente.

No obstante, muchas de las voces presentes han reclamado acciones inmediatas. “no hace falta marear más la perdiz. La perdiz ya está muerta, lo que hay que hacer es que vuelva a volar”, ha exclamado un miembro del PAS. De hecho, las próximas semanas se vislumbran calientes con numerosas protestas por la celebración del Claustro y de un consejo de Gobierno que debe formalizar los despidos amortizando las plazas.

La asamblea también ha aprobado ocupar el rectorado el 23 de abril, en el marco de la “semana de lucha” convocado por el sector educativo catalán. De hecho, desde el pasado miércoles un grupo de trabajadores acampa en el rectorado de la UPC de forma indefinida, pero no se sabe si mantendrán la protesta hasta Sant Jordi. La reunión de este viernes también ha acordado llevar a cabo durante todo el mes otras movilizaciones como cortes de tráfico, charlas informativas, etc. La primera la llevaron a cabo al finalizar la asamblea. Unas 150 personas marcharon hasta la avenida Diagonal, a la altura del campus Diagonal y la cortaron al tráfico durante unos minutos.