Cambio de batuta en la Operación Orquesta

El juez de Corcubión zanja esta semana la instrucción de la trama en la que están imputados tres alcaldes Andrés Lago Louro se incorporará después a su nuevo destino en Santiago

El juez Andrés Lago Louro, instructor del caso Orquesta, en 2011.
El juez Andrés Lago Louro, instructor del caso Orquesta, en 2011.OSCAR CORRAL

Tras tres años de investigación judicial y casi 10.000 folios de sumario, se cierra esta semana la instrucción de uno de los casos de corrupción más sonado en Galicia en los últimos tiempos, la Operación Orquesta. Tres alcaldes, los populares de Fisterra y Mazaricos y el socialista de Corcubión, así como el exregidor independiente de Cee y ahora portavoz en la oposición están entre la casi treintena de implicados en esta trama de chanchullos en obras públicas y organización de fiestas locales entre políticos, funcionarios y constructores de la Costa da Morte.

El magistrado Andrés Lago Louro concretará las imputaciones y dictará la apertura de juicio oral antes despedirse, el jueves, de su plaza en el juzgado número 2 de Corcubión. Se va como juez de apoyo de las dos saturadas salas del Contencioso-administrativo de Santiago. Y la Operación Orquesta, una vez presentados los escritos de acusación de la Fiscalía y de defensa de los imputados, pasará a ser cosa de la Audiencia de A Coruña. Una trama de corrupción, destapada por casualidad, que marcó un antes y un después tanto en esta comarca del finisterre como en la trayectoria de un juez a punto de cumplir 40 años.

Natural de Louro, en la cercana localidad de Muros donde sigue viviendo, hijo de marinero y juez "por vocación", Lago pensaba conocer bien la Costa da Morte cuando desembarcó en 2005 en el pequeño juzgado de Corcubión. Pero tras ocho años, casos llamativos propios de la idiosincracia local, como la impune, hasta su llegada, pesca con explosivos en Camariñas, o surrealistas como la misteriosa desaparición sin resolver de un muerto en su tumba del cementerio de Cee, el llamado caso Crisanto, el juez asegura que se va sin acabar de conocer del todo a una comarca y sus gentes, según confesó en la comida de despedida que le brindaron el viernes en un restaurante de Cee. Unas 70 personas, entre abogados, procuradores, sargentos de la Guardia Civil e inspectores policiales, se dieron cita para el ágape. Es el doble de comensales que los que suelen acudir a este tipo de homenajes habituales cuando un juez cambia de destino.

Andrés Lago deja huella. No fue un juez de paso, como suele ocurrir en Corcubión. En el otro juzgado de esta pequeña localidad, desfilaron nada menos que seis durante los nueve años de instrucción de la catástrofe del Prestige. Ascendió a magistrado hace ya tres o cuatro años, pero prefirió continuar, hasta ahora, siendo juez de pueblo. Su primer juicio en Corcubión no podía ser más idóneo para un jurista que presume de tener por permanente preocupación la de "hacer justicia y humanizarla". Era víspera del Día de los Difuntos y en litigio estaba un molino entre su octogenario usuario y lejanos parientes de Argentina. A Lago le quedó grabado el alegato del letrado del anciano: "Se puede hacer justicia en esta vida o en la otra, pero para lo que le queda a mi cliente, mejor que se haga aquí y ahora".

"Es un juez accesible, campechano, humano", cuenta una abogada. Su humanidad y cercanía también son reseñadas por otros profesionales del Derecho y agentes que trabajaron con él. "Conoce a la gente por sus apodos, sabe de los usos y costumbres de la Costa da Morte", afirman. Aunque también tiene detractores, sobre todo a raíz de la Operación Orquesta. El registro de los Ayuntamientos de Cee, Fisterra y Mazaricos y la detención de sus alcaldes y varios concejales, en febrero de 2011 cuando faltaba tres meses para las elecciones municipales, quedará grabada en la memoria colectiva de esta comarca. En una entrevista en la prensa local, año y medio antes, Lago decía que los casos con políticos implicados "son más difíciles y estresantes". "Te observan con lupa, y te pueden minar porque lees cosas que no son las que pretendías hacer", comentó. Al juez le fue reprochado haber sido más benevolente con alcaldes del PSOE de la comarca. En libertad provisional por la Operación Orquesta están el exregidor de Cee, independiente, así como los alcaldes de Fisterra y Mazaricos, ambos del PP. Y también imputado está el regidor de Corcubión, del PSOE. Pero a Lago, que también fue el primer juez que condenó a Novagalicia Banco por un contrato de preferentes de la antigua Caixa Galicia, no le dio tiempo a terminar otra causa contra uno de los alcaldes socialistas más veteranos y carismáticos de la zona, el de Camariñas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS