Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ciudad de jubilados “al alcance de todos” por 1.800 euros al mes

El macrogeriátrico de Guitiriz anuncia ya su idílico proyecto sin tener aún los permisos de la Xunta

“Luís creía que los buenos amigos son los que se conocen desde la infancia. Quién le iba a decir que en las clases de pilates de Ciudad Verde encontraría la cuadrilla perfecta para pasar una tarde entera hablando, riendo y discutiendo por ver quién juega mejor a las cartas o al dominó”. Con este texto, bajo una foto de cuatro risueños ancianos entre los que supuestamente se encuentra su protagonista, se presenta el que será el mayor geriátrico de España. La gran urbanización para 2.000 personas que se quiere levantar de la nada en un monte recalificado de Guitiriz ya se publicita con su propia página web y un idílico folleto propagandístico pese a que aún no cuenta con las autorizaciones urbanísticas ni socio-sanitarias de la Xunta. El proyecto que impulsa una pequeña promotora de Alcalá de Henares, empresa pantalla para otros inversores desconocidos que deberían aportar 135 millones de euros, se anuncia en la web , donde intenta dulcificar sus características más polémicas, como su coste, su impacto ambiental y su aislamiento.

Ciudad Verde destaca que “los medios, atenciones y servicios” que necesitan las personas mayores y que se ofrecerán en el complejo “deben estar al alcance de todos”. Sin embargo, las tarifas que barajan los promotores en la documentación oficial que tramitan ante la Xunta son de 1.800 euros mensuales para las plazas libres y de 1.500 euros para las concertadas. Porque al tiempo que se esfuerzan en destacar lo idílico, elitista y novedoso del complejo, al que no denominan en ningún momento “geriátrico” sino “senior resort”, aspiran a concertar 760 plazas. Pero la Administración, aunque reconoce su "apoyo político" al proyecto, niega que haya apalabrado aún ningún acuerdo y en todo caso solo subvenciona camas asistenciales, no vacacionales. Este es solo uno de los muchos interrogantes que la empresa se niega a responder. La información con la que ahora se publicita Ciudad Verde en su web también intenta atraer ancianos indicando que “esta vida solo es posible integrados en una sociedad en la que todos participamos”. Sin embargo, la urbanización se levantará en mitad del monte, en lo que hoy es un bosque a más de cinco kilómetros del centro de Guitiriz, algo que no gusta nada a los geriatras. Los expertos dicen que lo ideal cuando uno se hace mayor es seguir viviendo, mientras se pueda, en el domicilio de siempre. Y en caso de necesitar más cuidados, optar por residencias pequeñas. Así se pronuncian tanto el secretario general de la Sociedad Española de Geriatría, Alfredo Bohórquez, como el presidente de su rama gallega, José Carlos Millán. “Un mayor quiere vivir con la sociedad”, apunta Bohórquez, para quien “el que tiene dinero se va a un resort convencional, no de mayores, o vive donde le dé la gana”. Millán, que como Bohórquez compagina su cargo con la gestión de una empresa privada, cree que la Administración no debería apoyar un proyecto privado así y destaca que “lo importante no es la inversión o crear empleo sino que se atienda bien a los mayores, por eso se apuesta por la asistencia domiciliaria, ayudar a la persona en su entorno”. Millán usa la palabra “gueto”, igual que el reconocido geriatra y profesor Miguel Ángel Vázquez, para quien la residencia asistida de 200 plazas que incluye el complejo podría tener sentido, pero no las 900 viviendas independientes de dos plazas cada una porque “esas experiencias ya se hicieron en Estados Unidos y resultaron desastrosas”. “No somos partidarios de crear núcleos de población para mayores, otra cosa es que eso acabe pasando en un pueblo normal por motivos demográficos, pero no podemos crear guetos”, sentencia Millán.

La web de la empresa también promulga que la sociedad “debe basarse en el desarrollo sostenible y el respeto por el medio ambiente”. Pero para construir Ciudad Verde la Xunta está recalificando un monte comunal de 173 hectáreas hoy ocupado por bosques. En él se levantará el nuevo complejo de chalés ordenado en torno a una Plaza Mayor con “un auditorio para espectáculos y congresos, un hotel para visitantes, un albergue para peregrinos y estudiantes, una residencia geriátrica, un templo, un edificio de servicios generales con centro de salud y guardería para los hijos de los trabajadores y una zona comercial con pequeños negocios, restaurantes y bares”, según su web. Siempre en tiempo presente, como si el complejo ya estuviese construido, se indica que en él “existe también un centro de investigación de enfermedades neurológicas y óseas y una escuela de formación para profesionales en la atención a los mayores”.

Es en este entorno, en la “Terra Chá”, a un paso de “Villalba” o “Castro do Rei” (sic), con “un clima privilegiado”, donde, según el folleto ahora publicado, Luis, Juan o María, supuestos residentes de Ciudad Verde, “viven en casas independientes para dos personas” que “pueden ocuparse en pareja, compartiéndola con un amigo o un conocido o bien por una sola persona”. “Este tipo de residencia permite que cada habitante elija el grado de independencia que necesita y que su intimidad esté asegurada. Aunque están equipadas, cada persona es libre de traer sus pertenencias y muebles para organizar la casa a su gusto y necesidades”, destaca su publicidad, que añade que “la distribución de sus viviendas, espacios comunitarios y zonas de servicios está diseñada para potenciar la vida activa. Todo está cerca caminando y los vehículos apenas tienen presencia. La accesibilidad adaptada es total y un servicio de autobuses eléctricos comunica las zonas y servicios comunes”.

Se levantará así de la nada “una sociedad en la que disfrutar de todas las oportunidades y servicios que ofrece la vida en una ciudad concentrados en un entorno natural, agradable y humano; un lugar donde apasionarse cada día y desarrollar tus aficiones: un paseo por el campo, una copa de vino con amigos, una noche de cine, una escapada a la playa, un buen masaje, una clase de baile de salón […] Ciudad Verde es un espacio físico y una manera de vivir la madurez, pero es, sobre todo, una nueva forma de entender ese periodo de la vida”. Todo eso será Ciudad Verde, el complejo con el que sus promotores esperan obtener unos beneficios anuales antes de impuestos de 14,7 millones de euros a cambio de un alquiler también anual del monte comunal recalificado de apenas 30.000 euros.