Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castedo entrega al juez recortes de prensa y datos de la web municipal

La alcaldesa de Alicante declara ante el TSJ y afirma que “los papeles no mienten”

La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, a su llegada al TSJ valenciano.
La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, a su llegada al TSJ valenciano.

Unos recortes de prensa, fotocopias de documentos de la página web del Ayuntamiento de Alicante referentes al urbanismo y otros informes, algunos de los cuales ya estaban en el sumario del caso Brugal, es lo que la alcaldesa de Alicante y diputada autonómica, Sonia Castedo, presentó este jueves al juez instructor de una de las piezas del Brugal en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).

La alcaldesa pretendía, con esta declaración a petición propia, demostrar que no benefició al empresario Enrique Ortiz, también imputado en Brugal, con la revisión del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU).

Castedo, imputada por presuntos delitos de revelación de información privilegiada facilitada por autoridad, tráfico de influencias y cohecho, llegó al tribunal acompañada de sus abogados, un asesor y su marido, y ninguno de sus concejales. Su objetivo era “aclarar absolutamente todo”, según dijo antes. El fiscal, que fue el único que preguntó, se interesó por el origen de la nueva documentación.

El abogado de Esquerra Unida, José Luis Romero, tildó la comparencia de la alcaldesa de “absolutamente prescindible e inútil”, ya que, según el abogado de la acusación particular, no aportó documentación nueva, ya que buena parte de los papeles que entregó están disponibles. “Se ha visto obligada a venir por razones extraprocesales, y algo tenía que decir, pero no hacía ninguna falta”, agregó.

El abogado de EU tilda de “inútil” su declaración porque no aportada nada

En total, Castedo prestó declaración durante más de hora y media. Durante su comparencia leyó un escrito que habían preparado sus abogados en relación con los desarrollos urbanísticos en la ciudad, sobretodo, habló del estadio de fútbol José Rico Pérez.

La regidora aportó diferente documentación, alguna “ya obrante en la causa, y otra nueva”, según sus abogados. Castedo reiteró sobre la reforma del estado Rico Pérez, como mantuvo en anteriores declaraciones, que los terrenos no fueron recalificados para beneficiar al empresario Enrique Ortiz, sobre quien siempre ha reconocido que es “amigo” suyo. “Esa parcela tiene la misma catalogación que en 1987 y no se ha recalificado”, matizó Francisco Ruiz, abogado del empresario Enrique Ortiz. La alcaldesa insistió en que se reunía con “todos” los promotores, y no solo con Ortiz.

Castedo, que compareció por tercera vez en el tribunal valenciano, explicó antes de su declaración, que su objetivo era “aclarar todo” porque “en el momento en que pueda existir cualquier duda, hay que dar todo tipo de explicaciones”. La alcaldesa insistió: “Los papeles no mienten nunca”, en referencia a las pruebas que iba presentar. Castedo advirtió de que “quedan muchas cosas por aportar”, y anunció que “poco a poco hay que hacerlo”. La alcaldesa reiteró que no tiene “nada que esconder, ni tengo ningún miedo porque no he cometido ni uno solo de los delitos”.

La oposición en Alicante exige el cese de la regidora por su imputación

Por la tarde, los grupos de la oposición del Ayuntamiento de Alicante (PSPV, EU y UPyD) se apresuraron en reclamar la dimisión de la alcaldesa. El secretario general de la agrupación local del PSPV en Alicante, Gabriel Echávarri, consideró que Castedo “no puede seguir ni un minuto más al frente del Ayuntamiento de Alicante”. En su opinión, la alcaldesa y también diputada autonómica “hace tiempo que debería haber tomado esta decisión”, y de ese modo habría “ahorrado espectáculos bochornosos”, en referencia a sus reiteradas comparecencias ante el juez.

Por su parte, el portavoz municipal de EU, Miguel Ángel Pavón, tildó de “estéril, prescindible e innecesaria” su comparecencia que “no ha aportado nada nuevo”. Pavón acusó a la regidora de “pretender entorpecer y dilatar la instrucción para retrasar al máximo la más que probable apertura de juicio oral y las consiguientes presiones de su propio partido para que dimita”.

En esta misma línea, el concejal y portavoz municipal de Unión Progreso y Democracia (UPyD) Fernando Llopis se lamentó de que las comparecencias de Castedo sean “el cuento de nunca acabar, se está haciendo eterno, y la alcaldesa hace un daño irreparable a la ciudad de Alicante”.