Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Séptimo pleno reventado por los preferentistas en una semana

El alcalde y sus concejales tuvieron que salir del Ayuntamiento escoltados por la Guardia Civil y la Policía Local

Los ediles del PP de Ponteareas abandonaron el salón de plenos municipal por la ventana el martes de la semana pasada después de oír el reproche de los afectados por las preferentes. Ocho días después, el alcalde, Salvador González Solla, trató de reanudar la sesión, pero esta vez prefirió evitar la reprimenda. Rodeado de agentes de la Guardia Civil, policías y cámaras de televisión, desfiló desde el consistorio al cuartel local, a plena luz del día, ante los pitos de los perjudicados. Fue el séptimo pleno interrumpido en la provincia en lo que va de semana y el segundo de la jornada, ya que en Moaña los afectados llegaron aun acuerdo con el alcalde, José Manuel Fervenza (PP), para suspender el pleno y evitar las protestas de los estafados.

El suceso de Ponteareas es, según el portavoz de los afectados de O Rosal, Xulio Vicente, “un circo que el alcalde quiso montar a cuenta de los afectados”. Para Vicente, el despliegue policial supuso “un montaje que nada tiene que ver con la realidad” porque los afectados no pretendían más que abuchear al regidor, no retenerlo. Solla, que gobierna en minoría y sobre quien pende la amenaza de una moción de censura, dijo que consultará con los otros grupos la adopción de medidas para poder celebrar plenos “con normalidad”, según recoge Europa Press.

El mismo día que la agencia de calificación Standard & Poor’s rebajaba a la calificación de basura el bono de Novagalicia Banco, las protestas se reactivaron en la comarca de O Morrazo, que en los últimos meses había dado un respiro a los regidores populares. En Cangas siguen tranquilos, pero los afectados de Moaña pretendían interrumpir el pleno, previsto para las 20.00. “Hace unos días nos reunimos con Feijóo, que hizo publicidad de lo bien que lo está haciendo, pero no nos convenció”, se queja Marisa Pazos, una de los portavoces, que dice que en su cambio de actitud también ha influido la experiencia del sábado en el congreso de los populares en Silleda. “Llegamos allí y nos desbordó el despliegue policial, nos sentimos muy desprotegidos”, explica.

En Sanxenxo, mientras tanto, los afectados expulsados el martes siguieron con la protesta, que se desplazó al exterior del consistorio. Además presentaron una denuncia ante la Guardia Civil por los pocos miramientos con que la policía local recogió sus cosas y se las llevó en un furgón. Ayer aún ayer negociaban para recuperarlas, según José Manuel Vázquez, portavoz de la plataforma de O Salnés.

Más al sur, los afectados reanudaron en Tui las negociaciones para levantar temporalmente el encierro en el ayuntamiento, que el regidor, Moisés Rodríguez, necesita libre durante las fiestas de San Telmo. Hubo igualmente protestas fuera de Pontevedra, con una presencia importante de afectados en el pleno de Ferrol, que sí pudo terminar sin que se suspendiese.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información