Los trabajadores de la UPC plantean una huelga indefinida para frenar los despidos

Si se consiguen apoyos suficientes, el paro se haría en abril

Asamblea de trabajadores y estudiantes celebrada este viernes
Asamblea de trabajadores y estudiantes celebrada este viernesIvanna Vallespín

Los trabajadores de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) apuestan por la huelga indefinida como medida de presión para impedir que se despidan a 340 empleados. Así la ha decidido la asamblea celebrada este viernes, a la que han asistido unas 600 personas -básicamente personal administrativo, además de profesores y estudiantes-, una cifra considerada un éxito por los sindicatos por la tradicional falta de movilización del personal universitario. La propuesta de empezar a dar forma a la huelga ha sido aprobada por una amplia mayoría (un 84%) y se prevé poder realizarla durante el mes de abril, antes de que se haga efectivo el despido de 90 PAS (personal de administración y servicios), el 1 de mayo.

La reunión ha acordado celebrar después de Semana Santa asambleas en las diferentes facultades para tantear el apoyo que tendría la convocatoria de huelga. La intención de los sindicatos, que trabajan a contrarreloj por la proximidad de los despidos, es convencer a los profesores que se unan a esta protesta, que consideran “la única medida” a tomar ante la “situación extraordinaria” que vive la universidad. “Todo está pasando muy rápido, a una velocidad nunca vista”, ha reconocido Pep Simó, presidente del comité del PDI laboral.

El Consejo de Gobierno aprobó la semana pasada el presupuesto de este año, un 10% inferior, y contempla un recorte de 11 millones (un 6%) del capítulo de personal. Ello se traducirá en el despido de 90 PAS y unos 250 PDI (personal docente e investigador).

Según una de las intervenciones durante la asamblea, que se ha identificado como miembro del consejo de gobierno, ha asegurado que este recorte “es solo el principio”. “La UPC tiene que elaborar un Plan de Viabilidad antes de dos meses y seguirán los recortes”, ha alertado.

Los gritos de indignación con el llamamiento a la movilización se han ido sucediendo durante la asamblea, que se ha alargado durante dos horas. La mayoría de intervenciones han culpabilizado al actual rector Antoni Giró del ahogo económico que vive la UPC, con un déficit acumulado de 111 millones de euros. Algunas de las voces han pedido su dimisión.

También se ha tachado de “ilegal” la aprobación de los presupuestos por parte del Consejo de Gobierno, que está en funciones, después de que hace un mes se hicieran las elecciones del Claustro. El nuevo ente claustral se constituirá el 16 de abril, que a su vez nombrará el nuevo Consejo de Gobierno. “Un Consejo de Gobierno en funciones tan solo debería aprobar cosas de urgencia o trámite”, ha apuntado María José Saura, responsable de Universidades de CC OO. Los sindicatos estudian la forma de impugnar el acuerdo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS