Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El colapso emocional de perder la casa

Esade analiza el duro proceso por el que pasan los afectados por los desahucios

Juan Ramis-Pujol y Joana Suñer durante la presentación del estudio en ESADEFORUM.
Juan Ramis-Pujol y Joana Suñer durante la presentación del estudio en ESADEFORUM.

"Una montaña rusa emocional". Así describe Juan Ramis-Pujol, profesor del departamento de Dirección de Innovaciones de ESADE, el proceso emocional por el que pasan los afectados por los desahucios. Para todos es evidente que cualquier persona desahuciada pasa por situaciones emocionales muy complicadas. Pero Ramis-Pujol ha querido ir más allá y ha elaborado un estudio basado en ocho entrevistas a afectados por desahucios con las que analiza de forma cualitativa sus emociones y sentimientos. Para la elección de los casos y la elaboración de las entrevistas ha contado con la ayuda de Cáritas, una de las entidades que colabora con este problema.

El profesor ha explicado durante la presentación del estudio en la sede de ESADEFORUM que el objetivo de su trabajo es “conocer en profundidad las experiencias de estas personas". "Tenemos muchos datos cuantitativos pero, ¿qué hay detrás de esos números?”. En la investigación diferencia cuatro etapas en el proceso de un desahucio: el inicio, la agravación de problemas, el desahucio y el postdesahucio. Ramis-Pujol hace hincapié en que el inicio del proceso es el que menos se tiene en cuenta pero que es igual de importante que el resto. “El adquirir la casa, el papeleo y comenzar con la hipoteca ya es un momento importante como para que las personas tengan la ayuda de entidades, puesto que desde aquí comienzan los pequeños problemas”.

Gradúa las fases mediante un sistema de semáforos naranja, rojo y doble rojo para poder alertar, prever y actuar antes de llegar al colapso emocional. En la investigación analiza las emociones y sentimientos de los afectados durante las diferentes etapas, que van desde la alegría y el triunfo inicial hasta el abatimiento final, pasando por el mal humor, la frustración o el desespero. Además estudia los elementos del contexto que influyen de manera determinante en el proceso como la familia, el entorno empresarial, las organizaciones sociales o la administración pública.

Joana Suñer, responsable del Servicio Mediación de la Vivienda de Cáritas ha acompañado a Juan durante la presentación. Se ha mostrado satisfecha con el estudio ya que “el castigo que están sufriendo estas familias es excesivo, está mal repartido y eso hay que denunciarlo, y con trabajos como esté se puede acercar de forma más fácil el problema a la sociedad”.

Ramis-Pujol llega a varias conclusiones a través del estudio. Una de las más importantes es que los afectados acaban sufriendo un colapso emocional que les impide actuar y experimentan un estrés postraumático que les impide tomar decisiones y encontrar salidas a su situación. Afirma también que una nueva ley “ayudará en algo pero el proceso es muy largo y se necesitan más leyes y reglamentos que regulen la situación”. Además asegura que el elemento esencial que debe paliar este fenómeno es que el afectado encuentre un trabajo estable.

El profesor ha querido aprovechar la ocasión para advertir de que se detecta un doble fallo del sistema, el del mercado y el de la administración pública. “Las puertas abiertas de los bancos se cierran y las facilidades ofrecidas se transforman en exigencias”, denuncia el investigador, cuya intención es seguir adelante con un estudio que una lo cualitativo con lo cuantitativo para encontrar soluciones.