Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Flix, en huelga de hambre por el ERE de Ercros

Los trabajadores de la electroquímica paralizan indefinidamente la factoría del municipio

El alcalde de Flix. Marc Mur. Ampliar foto
El alcalde de Flix. Marc Mur.

Los ediles que conforman el pleno del Ayuntamiento de Flix (Ribera d'Ebre) se encerrarán este martes en el Consistorio e iniciarán una huelga de hambre hasta que finalicen las negociaciones entre la empresa Ercros y los representantes de los trabajadores, según ha anunciado este lunes el alcalde del municipio, Marc Mur (PSC). Los 11 ediles tienen la intención de paralizar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por la electroquímica Ercros, que afecta a gran parte de la plantilla en Flix. El detonante de la huelga de hambre, alega el Ayuntamiento, es que la compañía se muestra "inflexible" ante las propuestas de los trabajadores. Según el Consistorio, Ercros no quiere negociar “sacrificios salariales” a cambio de conservar empleos, opción promovida por el comité de empresa. “Con el recorte de salarios se salvarían puestos de trabajo, la compañía se niega a hablar de este tema cuando para nosotros era una solución. Esto confirma que no estamos frente a un problema de costes, obedece a una decisión empresarial injusta”, afirma Mur.

El plazo para negociar del ERE, cuyas reuniones se celebran en Madrid, expira este viernes. Los empleados de Ecros en Flix iniciaron ayer por la noche una huelga indefinida y pretenden secundarla hasta entonces si la compañía no relaja las condiciones del plan de restructuración. La protesta busca clausurar las puertas de la fábrica, paralizando “tanto la producción como la fabricación”, asegura Mur. El comité de empresa y Ercros han “pactado servicios mínimos”, pero este lunes la actividad en las instalaciones es residual en comparación con la que “pueda tener una factoría de estas dimensiones”, alega el alcalde de Flix.

El 22 de febrero Ercros formalizó ante las autoridades laborales el ERE en sus centros de España, siendo Flix la instalación más afectada por el plan de reestructuración. En la factoría de esta localidad la compañía pretendía despedir al 75% de la plantilla, es decir, a 156 trabajadores de los 207 que operan en ella. Ercros alega pérdidas globales de 12,13 millones de euros al final del ejercicio del 2012. Sin embargo, la presión ejercida por sindicatos, administraciones además de propios vecinos de Flix, quienes llegaron a convocar una manifestación frente a la sede de Ercros en Barcelona, consiguió que la empresa rebajara el expediente en la localidad: Durante las negociaciones, según fuentes sindicales, la compañía habría ofrecido reducir hasta 65 los despidos en Flix, con una indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 meses. Así, la empresa habría aceptado mantener 115 puestos de trabajo en Flix. Sin embargo, ni trabajadores, ni sindicatos, ni el Ayuntamiento ven con buenos ojos la oferta. Por esta razón han decidido “radicalizar”, en palabras del alcalde, sus protestas. Por ejemplo, este martes, como acto previo al encierro e inicio de la huelga de hambre de los ediles, se ha organizado una campaña de donación de sangre bajo el lema: "Antes de que nos la tome Ercros, ¡la damos!".