Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda acaba la primera fase de la inspección a las fallas de Valencia

El Consell traslada a Rajoy que no ha sido “el momento ni la forma adecuados”

Un instante de la mascletà de Fallas disparada ayer en la plaza del Ayuntamiento
Un instante de la mascletà de Fallas disparada ayer en la plaza del Ayuntamiento

La Agencia Tributaria ha terminado las inspecciones a a las comisiones falleras de Valencia y continuó ayer por las de Burriana y Benicarló. El órgano tributario requirió a las fallas facturas y contratos en busca de actividades no declaradas de proveedores. El presidente de la Federación de Fallas de Burriana, Josep Nos, expresó el malestar de las comisiones por el momento escogido pues “esta solicitud de información se podía haber realizado una semana antes o una semana después de las fiestas”.

Las fallas y su negocio auxiliar están incluidos dentro del plan nacional de control tributario, confirmó la Agencia. Las comisiones falleras entregaron una parte de la documentación pero la pendiente se deberá de presentar en un plazo de días. La inspección durará todavía semanas.

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, reiteró ayer la “absoluta inoportunidad” de la presencia de los inspectores en la fallas de Especial en plena fiesta, a horas escasas de la Plantà. También confirmó que no ha hablado con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pese a sus intentos. “No \[he hablado con él\], pero lo que he conseguido saber es que se han acabado las inspecciones”, dijo la regidora. Y añadió: “Todo el mundo tenemos que cumplir con nuestra obligación” tributaria, pero insistió en la “absoluta inoportunidad del momento” al exigir a las comisiones falleras facturas en plenas fiestas.

El vicepresidente del Gobierno valenciano, José Ciscar íscar, también opinó de la cuestión: “Fue un error monumental” y una “falta de sensibilidad”. Así lo ha trasladado el Consell por escrito al Ejecutivo Central.

"Todos coincidimos; no era ni el momento ni la forma adecuada", y más cuando el objetivo era reclamar información sobre la "actividad auxiliar de las fallas", algo que "se podía haber hecho igualmente después de las fiestas",señaló Ciscar.

Lledó explicó que intentaron, tras tener conocimiento de que se iban a producir las visitas, que “las dejaran para después de Fallas porque era una insensibilidad hacia los falleros". Pero las gestiones del gobierno local no surtieron efecto.

El socialista Joan Calabuig denunció que esta medida “se suma a la subida del IVA desproporcionada que afecta a la cultura y a la imprevisión de Barberá a la hora de preparar la actividad fallera con los problemas en la concesión de licencias para que monten los mercadillos con los que las comisiones obtienen ingresos extra”.

El portavoz de Compromís Joan Ribó, anunció que su grupo no asistirá a las cenas institucionales de la Nit del Foc y de la Cremà, donde el Ayuntamiento gastó el año pasado 42.000 euros. “Mejor lo dedique a mejorar la fiesta,, sobre todo después del malestar que hay en el mundo fallero por la subida inexplicable del IVA, la utilización partidista que ha querido hacer Barberà de las fallas y su insignificancia política ante el Gobierno central, de su propio partido. Rita Barberá ya no manda en Madrid, no tiene ningún peso ante Rajoy ni el PP”.

Las fallas de Especial tienen previsto no encender hoy sus luces en protesta por lo que entienden una boicoteo al mundo fallero desde el Consistorio. Ayer, después de un compás de espera de varios días, el Consistorio permitió la apertura de los puestos de la Falla de Sueca-Literato Azorín, que ya protagonizó protestas por los retrasos.