Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los edificios históricos contarán con dos niveles de protección más

El Gobierno regional crea las figuras del Bien de Interés Patrimonial y la de Paisaje Cultural

Los ayuntamientos asumirán nuevas competencias en este terreno

Dentro de unos meses los edificios de la Comunidad de Madrid contarán con tres niveles de protección. El máximo seguirá siendo el que se conoce como Bien de Interés Cultural o BIC. Pero a continuación habrá otros dos nuevos niveles. El intermedio sería el de los Bienes de Protección Patrimonial o BIP, que se aplicaría a los edificios que tienen que ser protegidos de manera especial pero no requieren de la maxima protección.

La tercera escala entraría dentro de las competencias de los ayuntamientos. Sería el grado más bajo, siempre supervisado por el Gobierno regional. Estas son las principales novedades del Anteproyecto de Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad que derogará la ley de 1998 —en siete títulos, 45 artículos y un sinfín de enmiendas—, eliminando trabas administrativas para poder desarrollar proyectos económicos en edificios históricos pero garantizando “siempre” su protección.

“La protección de los edificios se conjugará con posibles actividades económicas que contribuya a reactivarlos y contribuyan a su conservación. Es importante que las leyes no sean una cortapisa, que nuestro patrimonio histórico sea compatible con actividad económica”, ha explicado la consejera de Empleo, Turismo y Cultura, Ana Isabel Mariño. La ley entrará en vigor a finales de año, antes se tiene que tramitar en la Asamblea. Otra de sus novedades será la creación de la figura del Paisaje cultural, categoría exigida por el Consejo de Europa.

La nueva legislación, que según el Gobierno regional resuelve las indefiniciones del texto vigente, así como la duplicidad de informes o la dilación para resolver temas, acortará el proceso para declarar un BIC de 15 a nueve meses. Otra novedad es que, para favorecer las labores de conservación de los bienes protegidos, el Ejecutivo autonómico deberá contestar en un plazo máximo de dos meses a las solicitudes de cualquier BIC o BIP. Hasta este momento no había ningún plazo estipulado. De no haber respuesta, el silencio administrativo será negativo para los BIC y positivo para los BIP.

Los ayuntamientos ganarán a su vez peso en la protección del patrimonio histórico. El anteproyecto aclara competencias, acabando así con las duplicidades en el sector. Mientras los BIC y BIP serán responsabilidad de la Comunidad, los ayuntamientos serán responsables de la protección del resto de inmuebles catalogados que puedan tener valor histórico. Independientemente de su antigüedad. “Los ayuntamientos van a poder elegir los bienes que ellos consideran que son las señas de identidad del municipio”, ha explicado Mariño.

“La nueva normativa tiene un principio muy relevante: que acerquemos el patrimonio de Madrid a la sociedad y sirva de referente desde el punto de vista cultural y turístico. Nuestro patrimonio tiene que ser compatible con la actividad económica. Así mejoraremos las posibilidades de vender nuestra región”, ha zanjado Mariño. Además, se creará un catálogo geográfico de bienes inmuebles de patrimonio histórico “para aportar una mayor seguridad jurídica a la gestión”. Formarán parte de él los BIC, BIP y los yacimientos arqueológicos y panteológicos documentados. En la actualidad hay casi 500.